Pymes: Claves para la transformación digital.

La transformación digital para las Pymes ya no es una opción, y los equipos directivos se ven obligados a introducir elementos hacia la nueva era digital, en un sistema en el que la globalización, la transparencia y la inmediatez marcan el ritmo de mercado.

Las herramientas tecnológicas optimizan los resultados de las empresas, facilitan la relación con los clientes y sirven como valor diferencial ante la creciente competitividad. Analizar los datos diferencia a las compañías entre ser competitivas y rentables, o sufrir y mantenerse a flote.

¿Creemos en España en la transformación digital? La encuesta internacional realizada por Fujitsu sobre la digitalización en las empresas confirma que, en España, los ejecutivos son más pesimistas y críticos ante este nuevo contexto, aunque no tienen miedo al cambio. A pesar de que la mayoría de encuestados considera que es necesario adoptar una estrategia de transformación digital para asegurar su supervivencia en el sistema, desconoce si sus empresas están preparadas para afrontar este reto. De hecho, en 2021, el 40% de las empresas españolas no existirá tal y cómo son hoy día; y el 98% afirma que ya se han visto afectados por este proceso.

El problema principal de la digitalización en España reside en que no están aprovechando el potencial que las nuevas tecnologías otorgan para mejorar la eficiencia y productividad. Casi todas tienen sitios web corporativos y cuentas en las redes sociales, pero las soluciones cloud u otro tipo de herramientas digitales son desconocidas para la mayoría.

Lo primero que hay que tener claro es qué se quiere conseguir convirtiendo el negocio en un negocio digital. Al fin y al cabo, lo más importante es mejorar la experiencia de cliente. Es recomendable empezar con pequeños procesos, mediante proyectos pilotos, para ajustar tus objetivos. Datisa ha elaborado un documento donde aconseja que es necesario una formación digital para que puedan entender la magnitud del cambio.

Liderazgo y plan personalizado para involucrar a todas las áreas de la empresa desde el comienzo de la transformación es la clave del éxito de la implantación en las Pymes. Las Pymes que quieran transformarse digitalmente deberán tener unas prioridades establecidas y unos plazos para conseguirlas y, posteriormente, medir los resultados.

Una de las primeras cosas que se debe hacer es analizar el punto de partida, esto es, comprobar qué piensa el mundo de la Pyme en cuestión. Comprobar en Google si han hablado del negocio, de qué manera y quiénes. El mismo análisis con los competidores. En redes sociales, medir el impacto de las publicaciones para saber si se mantiene el feedback necesario con los clientes.

La supervivencia consiste en renovarse y diferenciarse, y, para ello, es necesario conocer el estado de los competidores. ¿Quiénes son? ¿Qué venden? ¿Qué les diferencia? ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades? De esta manera, se podrá tomar mejor las decisiones pensando en el futuro del negocio digital y atendiendo a las necesidades de mercado.

Al final, la nueva economía es colaborativa, Hay que buscar aliados dentro del mundo digital para explorar nuevas fórmulas de crecimiento. Una de las claves para lograr el éxito es controlar el presupuesto porque, en un mundo hiperconectado donde todo cambia a gran velocidad, nada está garantizado.

Por último, la tecnología cambia constantemente, desaparecen redes sociales y aparecen nuevas; se crean nuevas soluciones basadas en la nube y en la Inteligencia Artificial. El Internet de las Cosas nos irá proporcionando nuevas herramientas para la transformación, por tanto, es necesario tener claro que la digitalización no son los 100 metros lisos, sino una maratón. Como empresa, debes ser capaz de generar impacto a largo plazo e ir adaptándote a las novedades. Es una carrera de fondo, sin duda.

Las Pymes y Hacienda.

El Gobierno quiere que las empresas estén más conectadas a la Agencia Tributaria. Las Pymes contribuyentes proporcionarán en tiempo casi real los datos de las facturas cobradas y pagadas a través de un nuevo sistema telemático, el SII (Suministro Inmediato de Información).

Para cumplir con esta obligación, las compañías deberán conectar sus softwares de gestión financiera y contable con la web de la Agencia Tributaria, de manera que sean capaces de transmitir de manera online y continua la información necesaria.

Hasta ahora, cuando una Pyme realiza una operación mercantil, tenía entre uno y tres meses para declarar a Hacienda el IVA repercutido o pagado por dicha operación. Con el SII, ese margen de tiempo se perderá, porque el plazo entre que se contabiliza la transacción y se declara se reducirá inicialmente a ocho días y, a partir de 2018, a cuatro.

“Es un cambio de paradigma en la forma de relacionarse con la Agencia Tributaria”, dice Alfonso Díez, principal ejecutivo del fabricante de software B2T Concept. “El ciclo de declaración fiscal será ahora mucho más corto. Las empresas tendrán que ser más estrictas y exigentes consigo mismas en el registro de sus facturas para evitar cometer errores que les puedan generar problemas con Hacienda”, explica.

El uso del sistema será obligatorio para organizaciones empresariales que facturen más de 6 millones de euros, las que estén inscritas en el régimen de devolución mensual, conocido como Redeme. Se estima que alrededor de 62.000 empresas cumplen estos criterios. Del Redeme son beneficiarias unas 36.000 empresas, aunque no se dispone de datos oficiales sobre cuántas de ellas son Pymes.

Pero incluso si no están obligadas, la puesta en marcha del SII las forzará a ser más transparentes en el manejo de sus cuentas, pues muchas de las Pymes son proveedoras de grandes compañías.

“En toda operación hay una parte y una contraparte. Hacienda va a disponer de la versión parcial de una transacción y eso le facilitará la detección de fraudes. Si una pyme no está haciendo las cosas bien, el SII la delatará”, advierte Alberto Redondo, director de marketing de Seres, compañía especializada en factura electrónica que está participando en las pruebas piloto realizadas por Hacienda.

Dado que el fin último del sistema es combatir el fraude fiscal, se da por descontado que dentro de algunos años el requisito de facturación se rebajará y el SII terminará por generalizarse. “La lupa de Hacienda se irá haciendo cada vez más grande y estará más cerca de los procesos fiscales de las compañías”, afirma Díez, de B2T.

La Agencia empezó a hablar del sistema en octubre de 2014. La medida se aprobó finalmente en diciembre del año 2016. El plazo para adecuarse a la norma empezó a correr ese día. En estos momentos, el 90% de las Pymes comprometidas no están preparadas, según un estudio de DevoluIVA, firma que ha desarrollado una tecnología que facilita la deducción automática del impuesto. Solo el 5% tiene una solución implementada y otro tanto no está siquiera al corriente de la obligación.

Datisa, fabricante de software empresarial para Pymes, discrepa de estas cifras. “En general, las pequeñas empresas afectadas están informadas. Solo hemos encontrado desconocimiento en el 5% de los casos, en gran parte porque la norma se viene anunciando desde hace tiempo”, sostiene Isabel Pomar, directora comercial y de marketing de la compañía.

La experiencia como participante en las pruebas piloto le indica a Alberto Redondo, de Seres, que “algunas empresas llegarán con la lengua fuera; otras, holgadas, y otras tendrán que correr”. Pero en el caso específico de las Pymes, cree que por tratarse de negocios que manejan volúmenes de información más pequeños que los de una gran compañía, adecuar los sistemas puede tardar entre uno y dos meses, pero recomienda que “Las que no han hecho nada deben tomar una decisión urgente”.

Los expertos coinciden en que la complejidad del proceso de adecuación dependerá de la forma en que el negocio tiene informatizadas sus cuentas. Por ejemplo, si el ERP genera la información desde un único punto radicado en España o si esta proviene de varios ERP que pueden estar ubicados en diferentes lugares, incluso fuera del país. “La mayor dificultad es extraer de los ERP todos los datos requeridos por la Agencia Tributaria y catalogarlos de la manera correcta”, precisa Ángel Garrido, director general de DevoluIVA.

Cómo se encuentra la información dentro del sistema también influye en el proceso. Redondo recuerda que el DUA (número de identificación de Aduanas) es un código que normalmente no está informatizado o, si lo está, figura en el ERP de logística y no en el de contabilidad. Corregir defectos como este y que los ficheros se envíen de forma continua e inmediata a través de un canal seguro son parte de la tarea a llevar a cabo para implementar este sistema adecuadamente.

Alfonso Díez, de B2T Concept, aconseja a las empresas aprovechar que la Agencia Tributaria dará la posibilidad de conectarse al SII desde un mes antes del inicio de la obligación para rodar el sistema e ir corrigiendo errores y resolver dudas.

Las que llegado el día no cumplan, se expondrán a multas que pueden oscilar entre los 300 y los 6.000 euros por trimestre, aunque Hacienda asegura que será flexible al principio.

Expertos responden algunas dudas frecuentes en relación al alcance del SII.

  • Qué cambia y qué no. Isabel Pomar, de Datisa, aclara que desde el punto de vista contable no cambiará nada, salvo que resulta no solo recomendable, sino necesario, llevar los registros de las facturas al día. Lo que sí cambia, puntualiza, es el proceso administrativo que lleva aparejada la gestión contable, porque el SII obliga a introducir nuevos campos en las facturas y a declararlas en el plazo de ocho días este año y cuatro el próximo.
  • Ventajas. María del Carmen Cámara, profesora del departamento de Economía y Administración de la Universidad a Distancia de Madrid, destaca que el SII reducirá los papeleos, al suprimir la obligación de presentar los modelos 347, 340 y 390. Pomar, de Datisa, añade que el hecho de que Hacienda disponga de más información y más actualizada, permitirá también subsanar los errores que puedan cometerse de manera más rápida.
  • ¿Es inevitable? No, al menos por ahora. A las Pymes que se han visto obligadas a conectarse al SII por haberse inscrito en el Redeme, Miguel Arias, socio del área de tax de KPMG Abogados y responsable del proyecto Impulsa de la consultora, avisa de que está previsto que Hacienda abra un plazo extraordinario para poder darse de baja de este régimen durante junio próximo, evitando así la aplicación del SII. Pero como parece que la intención es que este sistema sea de aplicación general en el futuro, “deberán estar atentas a cualquier noticia al respecto”, señala.
  • Cuánto cuesta. El coste de adecuación varía dependiendo del número de empresas declarantes y el volumen de transacciones y libros a declarar. En el caso de DevoluIVA, el software cuesta 1.500 euros y la implementación desde 3.000 euros. A esto hay que añadir un coste de mantenimiento, que empieza en 350 euros y depende también de la cantidad de información transmitida.

En definitiva, esto no será obligatorio para pymes y autónomos, pero si se decide usar el sistema de forma, no se podrá abandonar hasta que no pase un año natural, por lo que es mejor esperar a un mayor desarrollo normativo y a una implantación más estable del sistema.

Victimas de un virulento Ciberataque.

Lo que en un principio parecía una amenaza solo en España se ha convertido en un ciberataque a nivel mundial que se ha extendido por el Reino Unido y que ha afectado en distintos niveles a EEUU, Canadá, Rusia, China, Italia o Taiwan. Varios expertos cifran en 74 el número de países afectados hasta ahora. El ataque ha aprovechado una brecha de seguridad de la que Microsoft había alertado hace 2 meses.

Varios expertos que dan seguimiento a la situación han relacionado los ataques a las vulnerabilidades dadas a conocer por un grupo conocido como The Shadow Brokers, que recientemente afirmó haber robado herramientas de hackeo a la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. Un parche para reparar la vulnerabilidad fue liberado por Microsoft en Marzo pasado, pero muchos sistemas pueden no haber tenido la actualización instalada, según los expertos.

En España fue hackeada la red interna de Telefónica y de otras grandes empresas y en Reino Unido el Sistema Nacional de Salud, en el que al menos 25 hospitales y centros médicos han sido víctimas del ciberataque.

Según Jakub Kroustek, experto en antivirus de la compañía Avast, se han detectado el día 12 de Mayo en todo el mundo más de 57.000 ataques. La empresa rusa de seguridad informática Kaspersky estimaba en más de 45.000 los ciberataques. Las cifras siguen aumentando inusitadamente”, escribió Costin Raiu, director global del equipo de Investigación Análisis del Laboratorio Kaspersky, en su cuenta de Twitter.

En España, el CNI ha confirmado que se trata de un ataque masivo de ransomware a varias organizaciones que se ha llevado a cabo aprovechando una vulnerabilidad en Windows. El origen de la infección no está confirmado en estos momentos, pero fuentes cercanas a la compañía apuntan que se trata de un ataque con origen en China.

Fuentes de Telefónica, aseguran que en torno a un 85% de los ordenadores de la compañía han sido afectados por el gusano informático, que ha utilizado una traza similar a programas empleados en el pasado por SLAVIC. El CNI explica que este virus es una versión de WannaCry, que infecta la máquina cifrando todos sus archivos y, utilizando una vulnerabilidad de ejecución de comandos remota a través de SMB, se distribuye al resto de máquinas Windows que haya en esa misma red. Ransomware es una clase de virus que puede ocultarse detrás de enlaces de correo electrónico de apariencia totalmente inofensiva. Este tipo de amenazas son muy frecuentes y mezclan el anonimato de la red Tor con los bitcoins.

En el mensaje que aparece en pantalla, se exige un rescate en bitcoins para antes del 15 de mayo. La cifra exigida podría equivaler a 300 bitcoins, lo que dada la conversión actual estaría en torno a los 485.000 euros. En caso de no pagarse en dicho momento, se subirá la cifra y, llegado el día 19 de Mayo, borrarían los archivos a los que han tenido acceso. Esta táctica es bastante habitual en los ataques con ransomware.

El clásico modelo de negocio de ‘afiliación’ parece estar funcionando de forma muy eficaz para el ransomware. Las víctimas suelen pagar, así que el dinero sigue fluyendo. Inevitablemente, esto nos ha llevado a que aparezcan nuevos cryptors casi todos los días”, explica Fedor Sinitsyn, analista de Malware de Kaspersky Lab. Con más de 62 nuevas familias de este tipo de malware operativas durante el año 2016, la amenaza creció tan rápidamente que se puede afirmar que el ransomware es el protagonista de las ciberamenazas en 2016, calculando que actualmente se produce un ataque a empresas cada 40 segundos.

Pero aviso a navegantes, no seamos tan ingenuos pensando que estos ciberataques solo van dirigidos a las grandes corporaciones. Es un error pensar asi. Los cibercriminales saben que las Pymes son muchisimo más vulnerable ya que cuentan con menos recursos para establecer politicas de seguridad en sus negoscios. Así que, ya va siendo hora de ponerse las pilas y tomar las medidas adecuadas.

Este tipo de ciberataques se pueden evitar aplicando las medidas de seguridad adecuadas que en la mayoría de los casos residen en la concienciación de los directivos y empleados de las organizaciones empresariales grandes, medianas, pequeñas o micros.

 

Pymes: El motor de crecimiento de Europa.

Veinte millones de PYMES en Europa, será sin lugar a dudas la clave para volver al crecimiento económico. ¿Cuáles son las herramientas para una mayor competitividad? ¿Por qué las PYMES, las pequeñas y medianas empresas son un elemento clave para el retorno al crecimiento económico? ¿Cuáles son las herramientas que hay que implementar o desarrollar para mejorar la competitividad?

Algunas cifras nos ayudarán a comprender la situación: las PYMES representan el 99 por ciento de las empresas en Europa. Dan trabajo a dos de cada tres europeos y representan dos tercios del valor añadido que se produce cada año.

Con 26 millones de desempleados, la Unión Europea sigue resintiéndose de los estragos de la crisis. Este año, las PYMES europeas podrían crear 740.000 puestos de trabajo. Es un signo positivo, pero insuficiente para compensar los casi 9 millones de empleos perdidos desde 2008.

Joanna Drake, trabaja en la Comisión Europea como directora de promoción para la competitividad de las PYMES: “Aún no podemos dar por hecho que se van a seguir creando PYMES. Hay que dejar claro que aún falta mucho por hacer en términos de apoyos para crear nuevas empresas o “Star Up”. Y también para ayudarles a crecer.”

El proyecto de Unión Bancaria, que debería entrar en vigor en unos meses y los tratados de libre comercio que se negocian con Japón y Estados Unidos, podrían alentar a los empresarios. Además, la Unión Europea acaba de implantar un nuevo programa llamado COSME para estimular el crecimiento de las PYMES. Su objetivo: facilitar la financiación. Y está dotado de 2.300 millones de euros.

“No tenemos una varita mágica, ni podemos hacer milagros, pero vamos a implantar un conjunto de medidas e intervenciones sistémicas, nos confia Ferdinando Nelli Feroci, Comisario europeo de Industria y Emprendimiento. Y también programas específicamente orientados para que las pequeñas y medianas empresas puedan obtener, por ejemplo, dispositivos de garantía para obtener préstamos de los bancos.”

En 2015, solo un tercio de los empresarios lograron la financiación que necesitaban. Los emprendedores lo saben bien: hay que salir de los circuitos tradicionales para operar, por ejemplo, con capital de riesgo.

Benjamin Suchar, CEO de Yoopies, plantea cómo hacer para crear una “Silicon Valley” en Europa: “Es fácil invertir en una empresa que tiene un volumen de negocio de 2 ó 3 millones de euros. Pero es mucho más difícil apostar por un joven empresario, sabiendo que podríamos perder todo. Así que tenemos una fase para sembrar las bases, que es esencial. Y realmente hay que crear y nutrir ese ecosistema si queremos ver nacer en Europa a los futuros Facebook o Airbnb.”

Otro gran desafío es la capacidad de internacionalizarse. Sobre todo porque el 60% del crecimiento mundial de aquí a 2030, lo van a generar las economías emergentes.

Federica Guidi es ministra italiana de Desarrollo Económico: “Hemos de considerar a Europa como un mercado doméstico y el resto del mundo como un mercado potencial real, incluso para las empresas más pequeñas.”

En España contamos con una “superpoblación” de pequeñas y medianas empresas, que aportan el 65% del PIB y el 75% de los puestos de trabajo. Suponen el 99,2% de nuestro tejido productivo. Tenemos más que Reino Unido (98%) y Alemania (97%). Y sin embargo, parece que no podemos competir a ese nivel. Nuestras pymes flaquean en productividad, internacionalización y tamaño. La pyme española, con 4,7 empleados de media, insiste en su pequeñez en todos los sentidos. ¿Pero, qué le impide crecer?

España suspende en financiación. Los bancos han dejado de prestar a las pequeñas empresas. En 2014, 300.000 pymes se ahogaron por falta de oxígeno crediticio. Nuestra tendencia a la pequeñez empresarial es, a la vez, causa y consecuencia del difícil acceso al crédito bancario. Las pymes españolas se financian un 35% más caro que la media de la eurozona, un 77% más que sus homólogas alemanas. Además, la legislación dificulta la salida de este mal porque desincentiva el crecimiento e impide el acceso de las empresas pequeñas a financiación no bancaria. La normativa está volcada en la creación de empresas, pero se olvida de fomentar su crecimiento.

Todos los estudios coinciden: el potencial exportador de nuestras pymes es muy alto, pero hay que explotarlo. La buena noticia es que estamos en el camino. Conquistar nuevos territorios es clave para crecer. La empresa familiar de toda la vida debe abandonar estrategias localistas y aprender a pensar en términos internacionales si quiere alcanzar el éxito en un mundo cada día más globalizado. Al ganar presencia en distintos mercados se diversifica el riesgo y se incrementa la producción, obteniendo una reducción del coste medio del producto. ¿Cómo conseguirlo? Dependerá de cada caso, pero hacerse con una buena estrategia de e-commerce y poner el foco en mercados emergentes puede ser un buen comienzo.

El gran problema de la pyme española es su tamaño, ya que cuenta con solo 4,7 trabajadores de media. Debe ponerse a contratar ya y no parece que vaya a hacerlo: solo un 60% de las empresas dijo tener previsto contratar en 2016. Debe centrar sus esfuerzos en la captación y retención del talento. En cuanto a la captación del talento, España aprueba justo con un 5,2 sobre 10 en el ranking de Adecco. La buena noticia es que en 2014 de los 30.000 autónomos que se dieron de alta, 20.000 eran mujeres.

La inversión en I+D y la transformación digital son fundamentales para poder estar a la vanguardia empresarial. España está lejos de los objetivos comunitarios y de los niveles de las principales economías europeas. La I+D es imprescindible para competir en los sectores de mayor intensidad tecnológica y de las actividades innovadoras es la que, a cambio de un mayor riesgo, ofrece una mayor ventaja competitiva a las empresas que la realicen con éxito. Así mismo, la transformación digital que estamos viviendo, hace imprescindible una revisión de todos los modelos de negocio, sin dejar a salvo ningún sector de actividad. Por este motivo, el estímulo y apoyo a la I+D empresarial forman parte desde hace tiempo de todas las políticas públicas. El objetivo que fijó en 2002 el Consejo Europeo de Barcelona era lograr en 2010 un gasto empresarial en I+D equivalente al 2 % del PIB. Las empresas españolas, que dedicaron a I+D en 2010 el equivalente al 0,71 % del PIB, están, todavía lejos de este objetivo, y también lejos del nivel de esfuerzo de otros países.

¿Por qué usar herramientas de gestión en las PYME’s?

Cuando abandonamos el fabuloso mundo del trabajo por cuenta ajena y nos convertimos en autónomos, microempresas o PYME’s, dejamos atrás muchas más cosas que una nómina fija y dos pagas extra por año. Dejamos atrás un departamento comercial, un departamento de administración, etc., y de repente nos convertimos en los responsables de todas las áreas de nuestra empresa. Además de la estructura de nuestra anterior empresa, dejamos de tener herramientas y software a nuestra disposición. Probablemente algunos de vosotros os sentiréis identificados, sabéis hacer perfectamente vuestro trabajo, el trabajo por el que os pagan, pero las tareas de gestión con las que no contabais os hacen perder muchísimo tiempo.

Las empresas, y el mundo en general, se hayan actualmente en un periodo que constituye todo un reto debido a las complicaciones e incertidumbres por las que pasan las finanzas y políticas institucionales. Por esto, las empresas tienen que demostrar la fortaleza de su modelo de negocio, así como su capacidad de gestión y resiliencia en un momento de máxima complejidad.

La gestión de una empresa y, sobre todo, la administración del tiempo dentro del negocio es fundamental para cubrir las diferentes areas, es decir, las necesidades que la empresa tiene con respecto a la organización del tiempo de sus activos, aquellas que se atribuyen a la oficina y, por último, las que se imputan al trabajo.

En la actualidad, todo ello suele cubrirse a través de programas de gestión para pymes, que recogen todas las necesidades que las pequeñas y medianas empresas pueden requerir en una única solución.

Todo ello, tiene beneficios directos para el cliente o el usuario entre los cuales destacaríamos, principalmente, la organización de los flujos de trabajo y a través de un software de gestión para pymes que permita organizar herramientas a través de módulos y aplicaciones y conseguir una administración eficiente y dinámica, capaz de adaptarse a las necesidades y a la idiosincrasia de cualquier empresa, lo que supone un ahorro de costes a corto, medio y largo plazo.

Aun así, la experiencia de las firmas de software de gestión para pymes, así como de un gran número de cargos directivos —en especial, directores técnicos, de operaciones o perfiles de administración— deja entrever que las necesidades de las empresas y la oferta que existe en el mercado no siempre se adapta a la medida de las exigencias de los clientes. Por ello, es importante saber qué tipo de software necesita cada Pyme y si existe algo en el mercado que se adapte mejor. Sobre la base de estos requisitos, nace VERIAL. Un producto dirigido al mercado de la pyme española; consciente de que el uso de CRMs y ERPs que se utilizan no siempre resulta útil, ni tan flexible como podría ser necesario, puesto que son programas enfocados a la gran empresa.

Verial Software para Pymes integra todas las funcionalidades que cualquier empresa necesita: Gestión de clientes y proveedores; administración de presupuestos, albaranes, pedidos, etc.; contabilidad y facturación; elaboración de todos los modelos de Hacienda; previsión de pagos y cobros; control de stocks, almacenaje y productos pendientes de recibir; gestión de obras y proyectos; gestión de empleados, etc.

Una sociedad dinámica y competitiva exige empresas a su altura. Verial aporta soluciones con planteamientos innovadores, utilizando la última tecnología para situar a su empresa en una posición destacada.

Un pilar fundamental en el desarrollo empresarial es su socio tecnológico. Verial invierte en investigación y conocimiento para ser el socio que busca, el que le acompañará en la evolución y expansión de su negocio.

Varias décadas en contacto con empresarios que saben lo que quieren, nos ha permitido construir soluciones que nos diferencian del resto por su inmediata implantación, un alto grado de personalización y una atención constante. I+D+I hacen que Verial pueda cubrir sus necesidades en un panorama cambiante y de constante evolución tecnológica. Como socio tecnológico haremos que su empresa no se desfase, que pueda cumplir con cualquier normativa y cualquier planteamiento por innovador que sea.

Como todo cambio, generará actitudes y comportamientos en las personas, como consecuencia de lo cual surgirán opositores, tradicionalistas, espectadores y neutrales, categorías que no vamos a describir pero que siempre estarán presentes – y es necesario saberlo- no para apoyar a unos y rechazar a otros, sino para poder realizar una mejor gestión del cambio que nos lleve finalmente a lograr los objetivos propuestos de implantación de soluciones de gestión.

ENLACES: VERIAL    SYSTEM NET   GESTION PYMES