¿Cómo administrar un hotel pequeño?

Administrar un hotel pequeño puede parecer tarea sencilla, pero es necesario tener ciertos conocimientos para llevar adelante cualquier tipo de negocio, por pequeño que sea. Además, es fundamental contar con las herramientas tecnológicas adecuadas que faciliten las tareas de administración y que, al mismo tiempo, sirvan para aumentar las ventas y mejorar la calidad del servicio que se le brinda al cliente

En primer lugar, para administrar un hotel pequeño es necesario tener nociones o conocimientos básicos sobre finanzas, servicio al cliente, ventas y mantenimiento. Es importante actualizar conocimientos en estas áreas siempre que sea posible, especialmente en calidad de atención al cliente y ventas, para no perder competitividad.

En un mundo en cambios continuos, siempre hay que estar al tanto de las últimas tendencias del mercado, las nuevas tecnologías disponibles para facilitar la administración de hoteles pequeños y aumentar las ventas. Por otro lado, los potenciales clientes para el pequeño hotel son cada vez más exigentes, y si no obtienen el servicio ágil y personalizado que desean recibir, no dudarán en hospedarse en otro lugar.

Los software de gestión para hoteles pequeños pueden ser de gran ayuda para administrar adecuadamente el negocio. A través de estos programas se podrá tener control sobre todas las transacciones del hotel: reservas, pagos, entrada y salida de los huéspedes, pago de salarios, control de inventario, contabilidad y mucho más.

Un buen software para hoteles pequeños debe contar con herramientas adecuadas para controlar todos estos aspectos, integrándolos en un mismo sistema, que debe ser de fácil manejo. El programa adecuado permitirá obtener distintos informes y datos puntuales con tan sólo unos pocos clicks. La automatización de muchos procesos internos del hotel, a través de la utilización de un software para hoteles pequeños, agilizará el servicio, evitará los errores que suceden con frecuencia cuando se realizan las transacciones manualmente y facilitará el control de la administración.

Algunos programas diseñados para la gestión de hoteles pequeños funcionan “en la nube”. Esto significa que no están instalados en el disco duro del ordenador del hotel, sino que se localizan en un determinado servidor web y acceden al programa a través de internet. Este tipo de herramientas pueden ser muy utiles para la administración de un hotel pequeño, dado que se podrá acceder al programa y controlar todas las transacciones (reservas, pagos de facturas, check in y check out, etc.) desde cualquier ordenador con conexión a internet, en cualquier lugar del mundo. Un hotel estará funcionado las 24 hs del día, los 365 días del año, y  podrá ser controlado todo perfectamente a distancia.

La gestión de un hotel pequeño no debe llevar muchas horas, ya que es fundamental dedicar tiempo a las tareas de promoción y búsqueda de nuevos clientes. Hoy en día, es importante que los hoteles pequeños puedan recibir reservas online, y exploten al máximo las posibilidades de promoción a través de las redes sociales y otras herramientas del marketing online.

Los hoteles que reciben reservas a través de distintos canales, necesitarán un software que integre adecuadamente la información recibida desde cada canal y actualice la disponibilidad de las habitaciones automáticamente; esta es otra característica importante que debe tener un programa para hoteles, con el objetivo de facilitar la gestión. Las OTAs (Online Travel Agencies o agencia de reservas hoteleras online) son un canal de venta extremadamente eficaz , además de mejorar tu visibilidad en la Web: los clientes prefieren buscar en las OTAs antes que en Google, porque aquí encuentran informaciones más detalladas.

Estar presente en las buenas OTAs es muy importante. Sin embargo, se trata de un trabajo importante e desafiante: gestionar precios y disponibilidad en cada OTA requiere centenares de horas. El Channel Manager es una herramienta informática que optimiza la visibilidad y distribución online, a nivel mundial, de los productos hoteleros El Channel Manager realize la gestión de canales de venta online ahorrando tiempo, aumentando las ventas por internet y protege de los overbookings, respetando al mismo tiempo la paridad de los precios.

Básicamente para eso sirve un Channel Manager, para centralizar y gestionar distintas OTAs a la vez. Dos grandes ventajas de este sistema, una administrativa y otra comercial.

Los retos de las Pymes en 2016.

Ante la perspectiva de un nuevo diseño de medidas económicas y políticas aparecen importantes interrogantes para el futuro del país. En este nuevo escenario, cabe preguntarse si las Pymes tendrán un rol clave en la dinámica de la economía nacional y cuáles serán sus fortalezas y debilidades.

Con latentes posibilidades de crecimiento las pequeñas y medianas empresas deberán ser tenidas en cuenta por el próximo equipo económico, como lo que son: el principal engranaje para el desarrollo del país. Los principales aspectos a considerar se detallan a continuación.

La morosidad
La morosidad es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las pymes en este nuevo año. El Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial, que elabora la Confederación de la Pequeña y Mediana empresa en colaboración con la Dirección General de Industria y de la Pyme, venía mostrando una tendencia positiva que se ha roto justo en el tercer trimestre del año 2015.

Se ha registrado una subida en los periodos medios de pago, situándose en 81,4 días, lo que supone que las Pymes están cobrando la prestación de sus servicios, 20 días más tarde de lo que estipula la Ley.

Este es el reto principal para las Pymes, la morosidad. Conseguir que las Administraciones Públicas hagan cumplir la Ley, en colaboración con la Justicia. En España se ha establecido como habitual el pagarr las cantidades adeudadas por trabajos en unos plazos ilegales y excesivamente prolongados. Las Pymes se encuentran indefensas ante este hecho. Hacer efectivas las sanciones derivadas de estos incumplimientos aseguraría una mejor situación financiera, una mayor estabilidad y más posibilidades de acometer inversiones que facilitaran el crecimiento de estas pequeñas y medianas empresas.

La financiación empresarial
Otro de los retos importantes es establecer fórmulas para una financiación alternativa que permitan disminuir la dependencia actual que las Pymes tienen de los bancos. En España, sólo el 20% de las pymes busca financiación alternativa, mientras que en Francia este porcentaje de del 55%, del 45% en Alemania o del 70% en Estados Unidos. Es decir, la Pyme española recurre mayoritariamente a los bancos para financiarse, cuestión a considerar para evitar que si el sistema financiero entra en crisis, no afecte a las pymes, tal y como ha ocurrido con la reciente crisis.

Además, esta dependencia minimiza las opciones de conseguir financiación. Actualmente las condiciones para acceder a créditos se han endurecido. En contrapartida, existen otras opciones financieras alternativas que permitirían a las Pymes obtener financiación con mayor facilidad, en menor tiempo y con unos requisitos menos exigentes. Es importante, por tanto, empezar a apostar por estas fórmulas, en un entorno internacional altamente competitivo.

Reforzar los procesos de exportación
La internacionalización de las Pymes ha sido otro de los aspectos que ha favorecido una mejora de la situación económica general. La pyme debe seguir buscando nuevos mercados que continúen mejorando las cuentas de explotación. En este sentido, deberá abogar por una diversificación geográfica de las exportaciones, así como un mejor acceso y colaboración con el ICEX.

Más innovación
Las pymes van a tener que ordenar sus propios recursos para invertir en innovación y nuevas tecnologías, factores que marcarán la economía española en el futuro. Con el Gobierno que se forme próximamente, las Pymes deberán implicarse en la ampliación de los presupuestos en materia de i+d+i, y en el establecimiento de una política industrial que permita aportar competitividad y eficiencia en el tejido empresarial español.

El MAB
El Mercado Alternativo Bursátil, que fue denominado como la Bolsa de las Pymes, no ha conseguido despegar. Son pocas las operaciones llevadas a cabo en este marco, y la mayoría de ellas con un volumen menor del esperado. Convencer al inversor de la idoneidad de invertir en este tipo de corporaciones será otro de los retos de la Pyme para el año 2016.

En definitiva, los desafíos de la pyme en 2016 serán los mismos que en 2015 y, muy posiblemente, serán similares a los de 2017.

Las Pymes en el tejido empresarial español.

Las pequeñas y medianas empresas representan el 99,9% de las empresas que hay en España. Esto se traduce en 3.110.522 pymes, según el informe ‘Retratos de las pymes 2015’ que realiza un órgano dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo como es la Subdirección General de Apoyo a las pymes.

Recordemos que las pequeñas y medianas empresas son aquellas que cuentan con menos de 250 trabajadores y su volumen de negocio anual no es superior a los 50 millones de euros. Casi la mitad de estas pymes adquieren el calificativo de microempresas sin empleados y representan un total de 1.670.329 negocios, de los cuales 1.050.714 son personas físicas (53%).

Las microempresas son aquellas compañías que tienen entre uno y nueve trabajadores suponen el 42,2% del tejido empresarial del país, con 1.314.398 empresas. Mientras que las empresas pequeñas hacen referencia a aquellas que tienen entre 10 y 49 asalariados y alcanzan las 107.784, abarcando el 3,5% del total. Por su parte, las medianas, que van desde los 50 hasta los 249, suponen el 0,6% y cuentan con 18.011.

Grandes empresas en España. España contaba con fecha del 1 de enero de 2014 con 3.839 grandes compañías, que representaban el 0,1% del tejido empresarial, según las estadísticas que tenía el Directorio Central de Empresas.

Otros datos que se pueden extraer de este informe realizado por la Subdirección General de Apoyo a las pymes es que el sector servicios acapara la mayor parte de las empresas que hay en el país. El 24,3% están dentro del sector del comercio, mientras que el 56,2% se encuadran en el resto de servicios.

De las empresas de carácter industrial, el 85,8% son microempresas y de éstas, casi la mitad tienen entre uno y nueve empleados. Hay que decir que el sector de la construcción reúne al mayor número de compañías sin asalariados con un 61,5%.

A lo largo del año pasado aumentó el número de trabajadores en las pymes en un 1,63%, que implicó la creación de 116.515 puestos de empleo.

Ya sea ofertando bienes y servicios o demandando productos, las pymes constituyen la columna vertebral para todas las economías en desarrollo y la generación de empleo.

Gracias a que éstas absorben a una importante porción de la población económicamente activa, con costes salariales reducidos por trabajador, contribuyen a la estabilidad al mercado laboral.

Las pymes poseen gran flexibilidad para adaptarse a las constantes transformaciones del mercado y para emprender proyectos innovadores debido a su tamaño.

En contraposición con las grandes compañías, promueven la individualización frente a la estandarización aunque también sirven de tejido auxiliar para éstas como entidades subcontratadas menores que les proporcionan maximización del tiempo y reducciones de costes.

En las pymes la cadena de valor se compone de pocos eslabones y la falta de productividad de uno solo puede ralentizar el conjunto. El compromiso de los empleados y el saber que las compañías invierten recursos en su bienestar, se hace más importante si cabe que en otros contextos empresariales pero no en las pymes.

Crecimiento, expansión internacional y formación del talento son los principales retos que tienen que afrontar las pymes en 2015.

ENLACES: Retos de las Pymes   Canal Pyme

El modelo de negocio Canvas.

Hay muchas formas de explicar cómo preparar un modelo de negocio, pero The Business Model Canvas, creado por Alexander Osterwalder permite, de forma gráfica, explicarlo de manera muy sencilla y práctica.

Como explica Osterwalder en el libro “Generación de modelos de negocio”, la mejor manera de describir un modelo de negocio es dividirlo en 9 módulos básicos que reflejen la lógica que sigue una empresa para conseguir ingresos. Estos 9 módulos cubren las cuatro áreas principales de un negocio: clientes, oferta, infraestructuras y viabilidad económica.

Lo que viene a decir The Model Canvas, es que “Hay una propuesta de valor, que es lo que la hace especial en el mercado. Esa propuesta de valor se tiene que llevar a una serie de clientes con los que se tendrá que establecer una serie de relaciones. Y para llevar esa propuesta de valor a los clientes, se tiene que hacer a través de unos canales. Eso sería de puertas hacia fuera. De puertas hacia dentro, están las actividades y los recursos clave, es decir, lo que obligatoriamente hay que hacer y lo que es crítico dentro del modelo de negocio, y los socios clave con los que se va a trabajar. Y por último, y no menos importante que los otros siete elementos, la estructura de costes y las líneas de ingresos del negocio. Los 9 módulo del Modelo Canvas son:

1. Segmentos de mercado: en este módulo se definen los diferentes grupos de personas o entidades a los que se dirige una empresa.

2. Propuestas de valor: se describe el conjunto de productos y servicios que crean valor para un segmento de mercado específico. La propuesta de valor es el factor que hace que un cliente se decante por una u otra empresa; su finalidad es solucionar un problema o satisfacer una necesidad del cliente.

3. Canales: explica el modo en que una empresa se comunica con los diferentes segmentos de mercado para llegar a ellos y proporcionarles una propuesta de valor. Los canales de comunicación, distribución y venta establecen el contacto entre la empresa y los clientes.

4. Relaciones con clientes: Las empresas deben definir el tipo de relación que desean establecer con cada segmento de mercado. La relación puede ser personal o automatizada.

5. Fuentes de ingresos: Si los clientes constituyen el centro de un modelo de negocio, las fuentes de ingresos son sus arterias. Las empresas deben preguntarse lo siguiente: ¿por qué valor está dispuesto a pagar cada segmento de mercado?

6. Recursos clave: se describen los activos más importantes para que un modelo de negocio funcione. Cada modelo de negocio requiere recursos clave diferentes. Un fabricante de microchips necesita instalaciones de producción con un capital elevado, mientras que un diseñador de microchips depende más de los recursos humanos.

7. Actividades clave: se describen las acciones más importantes que debe emprender una empresa para que su modelo de negocio funcione.

8. Asociaciones clave: se describe la red de proveedores y socios que contribuyen al funcionamiento de un modelo de negocio.

9. Estructura de costes: En este último módulo se describen todos los costes que implica la puesta en marcha de un modelo de negocio.

El objetivo es lograr un modelo de negocio que busque la agilidad y la reducción del tiempo en el desarrollo de iniciativas empresariales, para finalmente generar productos y servicios que cumplan con las necesidades de los clientes y aporten valor.

¿Será el modelo de negocio Canvas la metodología definitiva para poder agregar valor a nuestras ideas de negocio con éxito? De momento, la fama que está alcanzando su propuesta nos hace albergar esperanzas sobre su buen funcionamiento en las ideas empresariales. Y es que la sencillez parece ser la clave de su éxito.

ENLACES: Gestión Empresarial

Claves de la estrategia empresarial.

Imaginemos que queremos construirte una casa, ¿cuál sería el procedimiento que seguiríamos? Haríamos un boceto de lo que queremos y buscaríamos un arquitecto para que hiciera los planos. Una vez tuviéramos los planos, buscarías a un constructor que edificara la vivienda y a un aparejador que supervisara la obra. Y, todo ello, lo haríamos con un objetivo: tener una casa nueva, perfectamente hecha y a nuestro gusto ¿verdad? Entonces, ¿por qué no hacer lo mismo con una empresa?

La estrategia empresarial busca asentar las bases, el hilo conductor que guíe el comportamiento y el desarrollo del negocio y que le ayude a crecer y a expandirse. Persigue dar forma y carácter a la organización definiendo los planes de la empresa a un corto, medio y largo plazo. “La clave del éxito de toda compañía radica en su estrategia empresarial”

Con la estrategia empresarial un negocio puede controlar mejor el cumplimiento de los objetivos. Además, ayuda a la mejora de procesos, a detectar nuevas oportunidades de negocio, a establecer objetivos más claros, a detectar problemas y amenazas, a mejorar la coordinación y el control entre departamentos y un largo etcétera.

La estrategia empresarial se compone, al menos, de 4 elementos básicos y fundamentales:

• Los objetivos a medio/largo plazo: Lo primero que se debe saber es hacia dónde guiar la empresa, desde el inicio a 3 y 5 años. Establecer unos objetivos es primordial para tener una estrategia empresarial coherente, coordinada y, sobre todo, efectiva. Estos objetivos deben ser realistas.

• La estrategia corporativa: Una vez definidos los objetivos, es necesario establecer la estrategia corporativa, las líneas de negocio, las fases de expansión, etc.

• La estrategia competitiva: Es aquella que se basa en la ventaja competitiva del negocio. Qué le da valor a la empresa, que la hace distinta al resto, que la identifica y la distingue de la competencia.

• Las estrategias funcionales: Una vez desarrollados los tres puntos anteriores, marca las estrategias funcionales. Son aquellas que seguirán las distintas áreas de la empresa, teniendo en cuenta los objetivos generales, la estrategia corporativa y el factor diferencial de la compañía.

Partiendo de los objetivos de la empresa, es primordial, para una estrategia empresarial definida, establecer objetivos específicos para cada área funcional y definir cuál es la manera más eficaz y eficiente de disponer los recursos y habilidades de las mismas para la consecución de dichos objetivos.

La estrategia empresarial es un elemento vivo dentro de la empresa y, como tal, deben evolucionar y adaptarse a las distintas situaciones. El mercado actual cambia a una velocidad vertiginosa, los clientes son cada vez más exigentes, los recursos pueden fluctuar y escasear.

Por último, es necesario otorgar un especial protagonismo a “los indicadores”. Una vez definida la estrategia empresarial, es importantísimo medir. Establecer distintos indicadores a través de los cuales se pueda observar el estado en la consecución de los objetivos marcados. Y, si hay algo que no funciona, aportar e implementar una solución.

ENLACES: ESTRATEGIA PYMES