Las videoconferencias para mejorar la productividad de las Pymes y ahorrar en viajes.

Las pequeñas y medianas empresas y los emprendedores hoy día no se reúnen físicamente por falta de tiempo y para ahorrar costes. Gracias a las nuevas tecnologías existen varias aplicaciones y programas que ayudan a que estas reuniones se puedan tener a través de Internet.

La explotación de todas las posibilidades de la red puede permitir un ahorro significativo en los gastos de la pyme. Una de ellas es la videoconferencia y las reuniones virtuales, con las que se reducirá el coste en viajes y se incrementará la productividad. No hay duda de que es un sistema con inconvenientes y problemas que no se puede poner en marcha en todas las situaciones. Pero sí que puede resultar efectivo en otras muchas.

En la actualidad hay una gran cantidad de herramientas que permiten la celebración de estas reuniones a distancia, evitando los costosos desplazamientos de los intervinientes, reduciendo no sólo el gasto económico de los viajes, sino también el tiempo. Herramientas fundamentales hoy en día son Skype, que cuenta con más de 280 millones de usuarios en todo el mundo, y Google Hangouts o bien WebEx de Cisco.

La primera alternativa tiene una opción de pago, aunque sólo para videollamadas grupales y otras opciones, mientras que la segunda es gratuita. Pese al pequeño desembolso que haya que hacer con éstas u otras herramientas, es evidente que será mucho menor que el desplazamiento de los trabajadores de la empresa a un punto común para celebrar la reunión.

Las videoconferencias no deben sustituir el trato personal en un negocio. La confianza y cercanía a la hora de cerrar un trato importante sólo se consigue con el contacto físico y de éso no hay la menor duda. Pero no todas las reuniones tienen ese carácter decisivo y hay otras muchas rutinarias que se pueden desarrollar explotando estas herramientas.

El uso la videoconferencia está creciendo, especialmente en los PC y dispositivos móviles. Se ha convertido en una de las aplicaciones más usadas por las empresas por lo que se espera un crecimiento significativo del mercado.

El beneficio principal de la videoconferencia es el aumento de la eficiencia o productividad (94%), seguido por el incremento del impacto en las reuniones (88%), la aceleración de la toma de decisiones (87%) y la reducción de costos de viaje (87%).

El uso más habitual de la videoconferencia en la empresa es la comunicación entre clientes y socios con un 71%. El 25% de los encuestados afirman que usan la videoconferencia diariamente, 39% semanalmente, 21% mensualmente y 14% cada dos o tres meses.

El uso de entornos de proveedores múltiples es lo común, por lo que la interoperabilidad es fundamental: 60% afirma que “usa principalmente” más de un equipo o software de proveedor para videoconferencia; 32% usa tres o más de ellos.

La videoconferencia ayuda a los trabajadores remotos a sentirse más conectados con sus colegas. Del total de encuestados que trabaja desde casa, 87% está de acuerdo o totalmente de acuerdo en que el uso de la videoconferencia le permite trabajar desde casa sin sentirse desconectado.

Teniendo en cuenta que no siempre es válido, el sistema de videoconferencia para el día a día de una pyme que busca ajustar sus gastos puede ser muy útil y productivo.

Retrato de las PYME.

Según el Directorio Central de Empresas, a 1 de enero del año 2013 hay en España 3.142.928 empresas, de las cuales 3.139.106 (99,88%) son PYME.

En comparación con la UE, las microempresas (de 0 a 9 empleados) en España suponen el 95,7% del total de empresas, 3,6 puntos por encima de la estimación disponible para el conjunto de la UE en 2012 (92,1%). También hay una diferencia significativa en la representatividad de las empresas españolas pequeñas (3,6%), 3 puntos por debajo de la estimación para el conjunto de la UE27 (6,6%).

Entre 2002 y 2012, el número total de empresas en España ha aumentado en 329.808 unidades lo que supone un incremento acumulado en el dicho periodo del 11,7%. Pero en el año 2012, el número de PYME disminuye en 52.282 empresas, lo que significa una reducción del 1,64% con respecto a 2011y del 8,1% respecto al máximo alcanzado en 2007.

El 79,9% de las empresas españolas ejercen su actividad en el sector servicios y, dentro de éste, un 24,3 % corresponde al comercio.

Atendiendo a la distribución sectorial, se observa cómo varía el tamaño empresarial en función de los sectores económicos a los que pertenecen las empresas. Así, el 85,6% de las empresas industriales son microempresas, y de ellas el 48,0% tienen entre 1 y 9 empleados. Sin embargo, los sectores construcción y comercio aglutinan el mayor número de empresas (con un 59,4% y un 4 9,7% respectivamente) en el tramo de microempresas sin asalariados. En el sector resto de servicios (excluyendo el comercio), más del 55% son microempresas sin asalariados y el 40,6% tienen entre 1 y 9 empleados. El 11,83% de las empresas del sector industria son pequeñas empresas (de 10 a 49 empleados), porcentaje muy superior al que suponen las pequeñas empresas sobre el total de empresas (3,6%).

Atendiendo al tamaño de las empresas, el 59% de las empresas de más de 250 empleados desarrolla su actividad en el sector resto de servicios, siguiéndole en importancia la industria (22,3%), y el comercio (14,5%). En el caso de las PYME, la mayor representatividad corresponde a las de empresas de resto de servicios (55,6%), y de comercio (24,3%).

La Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE2009) muestra que, en 2012, el sector que concentra un mayor porcentaje de PYMES es el de “establecimientos de bebidas” (5,8%), seguido por construcción de edificios (4,9%) y transporte de mercancías por carretera y servicios de mudanza (3,7%).

La PYME española tiene una particular importancia en su contribución a la generación de empleo, ocupando cerca del 63% del total de trabajadores. En particular, las empresas de menor dimensión son las que emplean un mayor número de trabajadores. Las microempresas y las pequeñas empresas, representan respectivamente el 30, 2% y el 17,4% del empleo total.

En 2013, continúa el aumento en la proporción del empleo generado por las grandes empresas españolas, iniciado en los últimos años, y que se refleja en una diferencia de casi 4 puntos con respecto al porcentaje estimado en la UE27 para este tamaño de empresas (33,6%).

Durante 2013 la caída interanual del número total de empleados en las PYME es de un -1,31%, lo que se traduce en una pérdida de 92.000 puestos de trabajo, no obstante, supone una mejora de cuatro puntos con respecto a 2012 (-5,47%). Las pequeñas y las medianas empresas son las que sufren un mayor descenso, con un -2,04% y un -1,05% respectivamente. El empleo en el estrato de las grandes empresas, es el único que experimenta una variación positiva, del 0,16%, con el incremento de 8.000 puestos de trabajo.

La crisis en el periodo 2008-2013 está afectando en mayor medida al empleo generado por las pequeñas empresas (-23,5%), seguido del de las medianas (-16%). El empleo en las grandes empresas ha sido el menos afectado, con una variación del -7,46%.

En cuanto a la productividad en 2012, el valor añadido bruto (VAB) por ocupado de la economía española, de acuerdo con los datos del INE, es de 54.251 euros, lo que representa una tasa de crecimiento interanual del 3,15%. Este crecimiento se explicaría en los últimos cinco años, por haberse producido una reducción en el número de ocupados que ha sido proporcionalmente mayor que la disminución en el valor añadido bruto.

El mayor número de nuevas empresas creadas se enmarcan en actividades de “comercio al por menor” (con 54.991 empresas más) y de “servicios de comidas y bebidas” en el que se dieron de alta 42.524 firmas. Sin embargo, las actividades con mayor creación neta de empresas fueron las sanitarias, jurídicas y de contabilidad.

El sector del “comercio al por menor”, el de “servicios de bebidas y comidas” y el de la “construcción de edificios” (con 62.445, 45.880 y 41.788 empresas menos respectivamente) son los sectores con mayor destrucción empresarial en términos absolutos. La tasa neta de creación de empresas en 2012 es del -2,5%, lo que supone un empeoramiento de casi medio punto con respecto la tasa de 2011. La actividad que presenta una menor tasa neta de creación de empresas es la correspondiente a “investigación y desarrollo”, con una tasa negativa del -24,5 %.

El 97,5% de las empresas ingresaron menos de 2 millones de euros. Un 1,9% ingresan entre 2 y 10 millones. Las que tienen ingresos comprendidos entre 10 y 50 millones representan el 0,5%, y sólo el 0,1% ingresaron más de 50 millones de euros en 2012.

La persona física (autónomo) es la forma predominante en la constitución de una empresa. La sociedad limitada aparece en segundo lugar, la comunidad de bienes en tercero y la sociedad anónima en cuarto lugar. Esta última forma jurídica está perdiendo protagonismo en favor de la sociedad limitada y la comunidad de bienes, y es previsible que este trasvase se siga produciendo por la mayor idoneidad de la sociedad limitada para la constitución de una empresa de pequeña dimensión.

Atendiendo al tamaño empresarial, se observa como las empresas sin asalariados optan por la persona física como forma predominante, seguida de la Sociedad Limitada. En todos los tramos de PYME con asalariados la Sociedad Limitada es la forma jurídica más representativa, mientras que la Sociedad Anónima es la forma mayoritaria en las grandes empresas.
Estos informes han sido elaborados por la D.G. de Industria y de la PYME a partir de datos proporcionados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social (MEySS) sobre las empresas inscritas en la Seguridad Social.

ENLACES:  Pymes    Ayuda Pymes

Herramientas ERP, imprescindibles en las Pymes.

Cuando la competencia aumenta y la crisis desacelera los negocios, se vuelve esencial agilizar los procesos y operaciones, aún para las organizaciones más pequeñas. ERP es una potente plataforma que constituye una solución de gestión empresarial que integra todas las áreas de negocio de la empresa. Se compone de módulos específicos para cada área de actividad de negocio como son la Contabilidad y Finanzas, Compras, Ventas, Almacén y Fabricación, y de una serie de módulos de gestión avanzada en el entorno del CRM, Gestión de Proyectos, Contratos, Gestión Laboral y de Recursos Humanos, Gestión Documental, Tesorería y Business Intelligence.

Se han realizado numerosos estudios sobre las ventajas del ERP y la conclusión ha sido que las organizaciones con las mejores prácticas de ERP superan aquellas que no han invertido en esta clase de software, sobre todo en lo que respecta al crecimiento de márgenes, el servicio a clientes, el inventario, la productividad y los ciclos de tesorería. Las pymes están empezando a ver estos beneficios y a considerar que un ERP es una herramienta indispensable para su gestión.

¿Pero qué son las soluciones ERP? Son sistemas informáticos que gestionan los datos de un modo estructurado, permitiendo a las pymes un control más eficiente en sus procesos. Proveen acceso en tiempo real a todos los procesos, permitiendo modernizar las estructuras administrativas y centralizar el control y la gestión de la información. Asimismo, posibilita la reducción de costes y los tiempos en los procesos clave del negocio. Las soluciones de ERP dirigidas a las empresas más pequeñas son escalables y con presupuestos que se ajustan a sus economías y necesidades.

Para Viceconti la crisis económica que estamos viviendo puede hacer pensar que no es el mejor momento para invertir en un sistema, pero es exactamente al revés, porque la implementación de un sistema consume muchas horas de recursos internos y genera sobrecarga de trabajo, por lo que es mejor hacerlo en un momento de baja actividad. Además cuando cese la crisis, las pymes que siguieron mejorando y profesionalizándose durante ese período estarán mejor posicionadas, competitivamente, explica el ejecutivo de NeuralSoft.

El consejo del gerente de SAP Martín Saludas, es que las pequeñas y medianas empresas elijan soluciones escalables, que puedan adaptarse a otros sistemas. Además deben seleccionar productos que cuenten con soporte y servicio técnico, y que sean fáciles de utilizar. Pero también es fundamental no limitarse a pensar sólo en el presente, sino también a futuro para no desaprovechar la inversión.

¿Cuál es el mejor ERP para una Pyme? Pues obviamente depende mucho del tipo de negocio. Para tomar la mejor decisión será necesario hacerse las siguientes preguntas:

• ¿El ERP cumple con las funcionalidades que necesita la Pyme?
• ¿El ERP está programado en un lenguaje de programación conocido y estándar?
• ¿Existen varias empresas solventes que puedan ser proveedoras de ese ERP?
• ¿Existen empresas implantadoras profesionales cerca de la Pyme?
• ¿Se pueden migrar fácilmente los datos?
• ¿El ERP se actualiza sin dificultad?
• ¿Cual son los SLAs (acuerdos de nivel de servicio) del proveedor?
• ¿Cual es el Coste Total de Adquisición?

En resumen, las pymes deben actuar como grandes empresas en la forma de conducir su negocio. Hoy no se opera sólo en un área geográfica limitada, sino en un mercado global. Por eso el ERP se está transformando en una herramienta no sólo de supervivencia, sino también una aliada fundamental para lograr ventajas estratégicas.

ENLACES:  SAGE   OPEN BARVO    ERP LIBRE

¿Estás preparado para el nuevo mercado laboral?

La consultora Lukkap ha llevado a cabo un ambicioso estudio titulado ‘Presente y futuro del mercado laboral’, en el que se recogen tendencias de futuro, de captación de talento, desarrollo, relaciones laborales, productividad, desvinculación y casos de éxito.

Para realizarlo se han analizado más de 6.000 datos de personas en búsqueda activa de empleo y de organizaciones en búsqueda de talento, así como las prácticas innovadoras en gestión de personas y de carreras en más de 20 países.

Su objetivo: facilitar la adaptación de los individuos y las organizaciones a las nuevas tendencias, haciendo posible la reinserción en el mercado laboral de profesionales en búsqueda, el crecimiento profesional y la comprensión del nuevo entorno empresarial.

El contenido del informe se estructura a través de 5 secciones:

Captación de Talento.
Relación Laboral.
Engagement y Desarrollo.
Productividad.
Desvinculación.

Algunas de sus conclusiones:

El mercado laboral actual es el mundo. La situación en España requiere una profunda transformación y adaptación a las nuevas tendencias de Recursos Humanos que ya están dando buenos resultados en otros países.

El capital humano es claramente fuente de ventaja competitiva. Marca la diferencia. El talento atrae más talento, por lo que convertiremos a los empleados de la compañía en los mejores embajadores de nuestra marca.

Los sistemas de intermediación tendrán que basarse en la transparencia y el ingenio. El individuo será responsable de gestionar su propia carrera profesional, a la vez que las empresas se adaptarán de forma “customizada” a cada empleado, a las diferentes generaciones.

Se ofrecerán planes de retribución a medida (por horas, por valor, por proyecto, por tarea,…) y se adaptarán al ciclo de vida del individuo.

En el siglo XXI el espacio laboral será diferencial, el tiempo para el empleado será parte de su recompensa.

Los Millennials han llegado, y su pasión por las nuevas tecnologías y la internacionalización producirá un cambio de 360º en nuestro mercado laboral

¿Estamos preparados?

creditos imagen: lukkap

Sistemas electrónicos de gestión de almacén. (SGA)

Todos los esfuerzos que se hacen en logística para establecer una reducción drástica de los niveles de stock, deben complementarse con una adecuada organización y gestiòn de almacèn, como punto de partida para una adecuada política de distribución.

Los avances tecnológicos actuales en el campo del Mantenimiento, así como, la aplicación de la Robótica, y de los Sistemas de Información, EAN, RFDI, GPS, GPRS, y WSM entre otros, han creado un campo de acción eficiente y eficaz para hacer que los almacenes constituyan una de las áreas más productivas dentro de la Cadena Logística de una empresa.

Si tenemos en cuenta que dentro de los costes logísticos de una empresa, el almacenaje y manipulación de los productos representa casi un 30% aproximadamente., es fácil comprender como la figura del Jefe de Almacén, pasa de ser un simple custodio de los productos, a proyectarse a la de un gestor de almacén, capaz de conseguir la máxima eficiencia y eficacia tanto de los recursos humanos como de infraestructura y tecnológicos que tiene a disposición, realizando una gestión de almacén óptima.

Si consideramos los tres parámetros en los cuales se fundamenta la logística del servicio:

• Grado de disponibilidad.

• Plazo de entrega.

• Fiabilidad.

Podríamos decir que mientras la disponibilidad es responsabilidad de producción, la rapidez y la fiabilidad de las entregas dependen de una correcta gestiòn de almacèn.

El problema logístico de la gestiòn de almacèn se plantea principalmente en conseguir una gestión correcta de:

• Los recursos empleados.

• Evitar retrasos y colas de espera.

• Minimizar el Lead-Time del proceso.

• Rapidez en el servicio.

• Reducir los costos operacionales.

• Garantizar máxima fiabilidad.

¿Qué es un Sistema de gestión de almacén?

• Sistema informatizado que asiste a la gestión y operación del almacén.

• Gestiona la carga y descarga de mercancías.

• Coordina la extracción y alimentación de las líneas de fabricación.

• Gestiona la ubicación y desubicación de productos.

• Adapta las operaciones ante incidencias.

• Automatiza el intercambio de información con sistemas externos.

• Presenta información actual e histórica.

• Dispone la información para análisis estadísticos.

Ventajas que aporta el Sistema de gestión de almacén.

• Control y gestión del Stock

• Conocimiento exacto en tiempo real.

• Gestión óptima (espacio, caducidades, cuarentenas, etc).

• Asegura rotaciones.

• Trazabilidad de lotes.

• Reducción del trabajo administrativo.

• Evita errores de carga y manejo de productos.

• Optimiza el trabajo de los operarios.

Una completa gestión de almacén y stock incluye gestión de compras, pedidos, mermas de artículos, escandallos, tallas y colores, control de ofertas por consumo, ofertas por periodos, agrupación de artículos para venta por lotes.

Si la Pyme se plantea algunas de estas cuestiones respecto a su almacén, debe saber que un Sistema de gestión de almacén (SGA) puede ayudarle no solamente a resolverlas sino a manejar de una manera simple y efectiva su almacén, mejorando su operativa y optimizando múltiples variables que redundarán en una reducción efectiva de sus costes.

ENLACES:  GESTION DE ALMACEN   GESTION PARA TPV