Electricidad: Un millón de euros cada diez minutos

electricidad

Según el último informe de Comercio Exterior elaborado por el Ministerio de Economía y Hacienda, «España importó en 2013 combustibles fósiles por valor de 57.162 millones de euros (más de un millón de euros cada diez minutos es el coste de la dependencia de la electricidad en nuestro país), cifra que supera en 19.596 millones de euros lo que han costado todas las primas a las energías renovables desde 1998».

La Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA) «denuncia que el Gobierno está paralizando la generación renovable en España con su política en materia de electricidad, mientras que nuestro país arrastra un histórico déficit energético».

Las energías renovables primadas -fuentes autóctonas de electricidad, como el agua, el viento o el sol- produjeron en 1998 apenas el 3,3% de los kilovatios que consumió España, mientras que, en 2013, año en que fuera derogada la anterior Ley del Sector Eléctrico y aprobada la actual, las renovables primadas produjeron más del 30% de los kilovatios hora que consumió el país.

Pero es que, además de ayudar a España a independizarse de fuentes de energía extranjeras, como el gas o el petróleo, está «más que demostrado que cuanta más generación renovable entra en el sistema eléctrico más se reduce el precio de la electricidad.

APPA denuncia en ese sentido la ausencia de competencia en el mercado de la electricidad español, situación que, según detalla la asociación, ha sido asimismo denunciada tanto por la Comisión Europea como por la Comisión Nacional de Energía, y que mantiene privilegios de las grandes eléctricas.

La legislación que emana de Industria «parece tener como finalidad salvaguardar los beneficios astronómicos de las grandes patronales de la electricidad españolas, muchísimo más altos que los de sus homónimas europeas». Resulta «incomprensible» el aumento en un 30% de la retribución al Operador del Sistema (Red Eléctrica de España) y en un 8% la del Operador del Mercado (OMIE).

APPA concluye su comunicado emitiendo un diagnóstico muy claro: «la gran enfermedad de la economía española -su fuerte dependencia energética del exterior- no sólo no va a mejorar sino que se va a agravar, toda vez que el Gobierno se obstina en acabar con las energías renovables mientras simultáneamente se aplica en mantener los privilegios del oligopolio de las grandes eléctricas».

Enlaces: Los costes en las empresas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *