Informática Forense en un Mundo Digital.

La utilización generalizada de dispositivos informáticos permite la aplicación de un nuevo tipo de ciencia forense basada en el análisis de evidencias digitales.

Nadie duda que en la actualidad gran parte de nuestra actividad diaria descansa en la utilización de diversos dispositivos informáticos y electrónicos. En la vida cotidiana utilizamos habitualmente ordenadores personales, móviles, tabletas, grabadoras, o cámaras por poner ejemplos. Los dispositivos registran muchísima información, no sólo la que gestionamos personalmente sino mucha otra de la que no somos conscientes y que tiene que ver con su funcionamiento interno. Toda esa información es susceptible de ser analizada por terceros para la reconstrucción y prueba de los hechos bajo los cuales habría sido generada.

Obviamente, los conflictos y la actividad delictiva comparten esta característica, por lo que empieza a ser habitual que, para resolver estos casos ante los tribunales, sea necesaria la aplicación de prácticas forenses informáticas que permitan la obtención de evidencias digitales que, a su vez, proporcionen pruebas concluyentes.

La informática forense tiene como objeto la extracción, colección, conservación, análisis y presentación de evidencias digitales relacionadas con la utilización de ordenadores, entendiendo estos en el sentido más amplio de la palabra, es decir, cualquier dispositivo dotado de un sistema operativo, tales como ordenadores personales, portátiles, tabletas, teléfonos móviles, agendas electrónicas, disco duros multimedia, routers, cámaras, grabadoras, centralitas de automóviles, sistemas de alarma, controles industriales, y un sin fin de aparatos.

La informática forense es de gran importancia en la resolución de asuntos criminales, disputas y conflictos civiles, asuntos laborales, asuntos mercantiles, etc. o lo que en el terreno judicial se traduciría en los diversos ámbitos del derecho.

La introducción del análisis forense en un procedimiento judicial aportando valor probatorio a las evidencias digitales requiere la participación del perito en informática, función que habitualmente lleva a cabo un ingeniero en informática que dispone de habilidades adicionales de comunicación oral y escrita, además de ciertos conocimientos del ámbito judicial, lo que le permite facilitar al juez y a las partes la comprensión de las pruebas mediante la elaboración y presentación del correspondiente informe pericial que habrá de ser redactado con el lenguaje más claro y compresible posible.

La utilización de pruebas obtenidas mediante prácticas de informática forense en procedimientos judiciales será una actividad creciente en los próximos años en asuntos de todo tipo.

La utilización generalizada de dispositivos informáticos permite la aplicación de un nuevo tipo de ciencia forense basada en el análisis de evidencias digitales.

Nadie duda que en la actualidad gran parte de nuestra actividad diaria descansa en la utilización de diversos dispositivos informáticos y electrónicos. En la vida cotidiana utilizamos habitualmente ordenadores personales, móviles, tabletas, grabadoras, o cámaras por poner ejemplos. Los dispositivos registran muchísima información, no sólo la que gestionamos personalmente sino mucha otra de la que no somos conscientes y que tiene que ver con su funcionamiento interno. Toda esa información es susceptible de ser analizada por terceros para la reconstrucción y prueba de los hechos bajo los cuales habría sido generada.

Obviamente, los conflictos y la actividad delictiva comparten esta característica, por lo que empieza a ser habitual que, para resolver estos casos ante los tribunales, sea necesaria la aplicación de prácticas forenses informáticas que permitan la obtención de evidencias digitales que, a su vez, proporcionen pruebas concluyentes.

La informática forense tiene como objeto la extracción, colección, conservación, análisis y presentación de evidencias digitales relacionadas con la utilización de ordenadores, entendiendo estos en el sentido más amplio de la palabra, es decir, cualquier dispositivo dotado de un sistema operativo, tales como ordenadores personales, portátiles, tabletas, teléfonos móviles, agendas electrónicas, disco duros multimedia, routers, cámaras, grabadoras, centralitas de automóviles, sistemas de alarma, controles industriales, y un sin fin de aparatos.

La informática forense es de gran importancia en la resolución de asuntos criminales, disputas y conflictos civiles, asuntos laborales, asuntos mercantiles, etc. o lo que en el terreno judicial se traduciría en los diversos ámbitos del derecho.

La introducción del análisis forense en un procedimiento judicial aportando valor probatorio a las evidencias digitales requiere la participación del perito en informática, función que habitualmente lleva a cabo un ingeniero en informática que dispone de habilidades adicionales de comunicación oral y escrita, además de ciertos conocimientos del ámbito judicial, lo que le permite facilitar al juez y a las partes la comprensión de las pruebas mediante la elaboración y presentación del correspondiente informe pericial que habrá de ser redactado con el lenguaje más claro y compresible posible.

La utilización de pruebas obtenidas mediante prácticas de informática forense en procedimientos judiciales será una actividad creciente en los próximos años en asuntos de todo tipo.

ENLACE: TELEMATICA FORENSE

La seguridad de la información.

Está clara la importancia de la información en el mundo altamente tecnificado de hoy. El desarrollo de la tecnología informática ha abierto las puertas a nuevas posibilidades de delincuencia antes impensables. La cuantía de los perjuicios así ocasionados es a menudo muy superior a la usual en la delincuencia tradicional y también son mucho más elevadas las posibilidades de que no lleguen a descubrirse o castigarse.

El delito informático implica actividades criminales contra la seguridad de la información que los países han tratado de encuadrar en figuras típicas de carácter tradicional, tales como robos, hurtos, fraudes, falsificaciones, perjuicios, estafas, sabotajes, etc. Sin embargo, debe destacarse que el uso de las técnicas informáticas han creado nuevas posibilidades del uso indebido de los ordenadores lo que ha creado la necesidad de regulación por parte del derecho para asegura la información. En este punto debe hacerse notar lo siguiente:

• No es el ordenador el que atenta contra el hombre, es el hombre el que encontró una nueva herramienta, quizás la más poderosa hasta el momento, para delinquir.
• No es el ordenador el que afecta nuestra vida privada, sino el aprovechamiento que hacen ciertos individuos de los datos que ellos contienen.
• La humanidad no está frente al peligro de la informática sino frente a individuos sin escrúpulos con aspiraciones de obtener el poder que significa el conocimiento.
• Por eso la amenaza futura será directamente proporcional a los avances de las tecnologías informáticas.
• La protección de los sistemas informáticos y de la información puede abordarse desde distintos perspectivas: civil, comercial o administrativa.

Teniendo en cuenta estos aspectos fundamentales sobre la seguridad de la información, es recomendable tomar las siguientes precauciones:

1.- Relacionados con el equipo informático:

• Actualizar regularmente el sistema operativo y el software instalado en el equipo, poniendo especial atención a las actualizaciones del navegador web.
• Instalar un Antivirus y actualizarlo con frecuencia.
• Instalar un Firewall o Cortafuegos con el fin de restringir accesos no autorizados de Internet.
• Es recomendable tener instalado en el equipo algún tipo de software anti-spyware.

2.- Relacionados con la navegación en internet y la utilización del correo electrónico:

• Utilizar contraseñas seguras, es decir, aquellas compuestas por ocho caracteres, como mínimo, y que combinen letras, números y símbolos. Naveguar por páginas web seguras y de confianza.
• Extremar la precaución si se van a realizar compras online o se va a facilitar información confidencial a través de internet.
• Ser cuidadoso al utilizar programas de acceso remoto
• Poner especial atención en el tratamiento del correo electrónico, ya que es una de las herramientas más utilizadas para llevar a cabo estafas, introducir virus, etc.
• Utilizar algún tipo de software Anti-Spam para proteger la cuenta de correo de mensajes no deseados.

En general, es fundamental estar al día de la aparición de nuevas técnicas que amenazan la seguridad del equipo informático y de la información, para tratar de evitarlas o de aplicar la solución más efectiva posible.

 

ENLACES: DELITOS INFORMATICOS   SEGURIDAD FORENSE