Teletrabajo, precauciones en tiempos de Coronavirus

En estos días de confinamiento, entre videollamandas, libros, series, juegos de mesa, cocina y algo de deporte, sorprende hasta qué punto la digitalización se ha hecho presente en casi todos nuestros comportamientos.

Desde el modo en el que nos relacionamos y nos comunicamos, pasando por cómo vivimos nuestro ocio, incluso la realización de actividades tan físicas, como cocinar o el deporte, lo hacemos, en mayor o menor medida, acompañados de nuestras tabletas, smartphones y ordenadores portátiles.

A la vista de la evolución de nuestro comportamiento durante los últimos años, intensificado durante estas últimas semanas de confinamiento, podemos afirmar con rotundidad que los españoles hemos ‘abrazado’ la digitalización en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, esta evolución hacia la digitalización, muy evidente en el mercado de consumo, no ha ido acompañada a la misma velocidad en el mercado de empresas.

Como decía Kissinger, «la falta de opciones aclara maravillosamente la mente», es decir, el confinamiento nos ha demostrado que el teletrabajo era el camino adecuado, y ahora que ya no es una opción, les toca correr y aprender a los que no tuvieron esa visión. Muchos avances que pensábamos que nos llevarían meses o incluso años implementar, los hemos conseguido de un día para otro, como el teletrabajo o la teleformación. En relación con el teletrabajo, que muchas empresas han adoptado para hacer frente a la situación actual, es muy recomendable que se adopten medidas para garantizar la seguridad en los dispositivos utilizados durante el teletrabajo, tales como:

  • Se recomienda que el sistema operativo y las aplicaciones estén correctamente actualizados.
  • Cambiar periódicamente las contraseñas y no utilizar una única para todo.
  • Implementar doble factor de autenticación a los usuarios que realicen teletrabajo.
  • Disponer de un antivirus y firewall activos.
  • No olvidar cerrar la sesión al terminar de trabajar.
  • Huir de los bulos y la desinformación

Asimismo, en todas las situaciones, y más en una como la actual, es vital que la información que compartamos sea veraz y contrastada, por ello, la desinformación y los bulos son otro enemigo a batir. En este sentido es muy importante:

  • No difundir información que no provenga de medios y fuentes oficiales.
  • No contribuir a la difusión de contenido no contrastado.
  • No compartir mensajes que puedan generar alarma en la población.
  • No olvidar que la creación y difusión de “fake news” puede tener consecuencias penales.

Sólo a modo de ejemplo, se han detectado casos de phishing tan llamativos como el de ofrecer subscripciones gratuitas durante 5 años a plataformas de música digital, suplantaciones a instituciones como UNICEF o la propia Organización Mundial de la Salud, todas ellas solicitando nuestros datos personales con motivo de alguna campaña relacionada con el Coronavirus.

De la misma manera, también se han detectado varios casos de intentos de estafa a farmacias y empresas relacionadas con el sector, en los que se les ofrece grandes cantidades de mascarillas y productos similares muy demandados a consecuencia de esta crisis sanitaria.

Implantar el teletrabajo en la empresa no es una cuestión que se realice rápidamente porque se deben valorar diferentes escenarios y configuraciones. Una implementación demasiado rápida del teletrabajo, sin respetar las recomendaciones de seguridad, puede suponer la apertura de la puerta de la empresa a los ciberdelincuentes o el vernos envueltos en una brecha de información accidental. Un incidente de seguridad ocasionado por habilitar el teletrabajo de una manera insegura puede provocar unas pérdidas económicas y reputacionales mucho peores que no permitirlo y dejar de trabajar unos días.

Otro aspecto a tener en cuenta, que afecta sobre todo a grandes organizaciones, es la carga de trabajo que ocasione en los sistemas internos de la empresa el teletrabajo. Cuando una cantidad más o menos grande de empleados realiza teletrabajo se pueden producir comportamientos inestables del sistema. Una buena práctica, siempre que sea posible, es realizar pruebas de carga en escenarios simulados antes de permitir teletrabajar a un gran volumen de empleados.

Si ya has repasado todas las consideraciones anteriores puedes lanzar a tus empleados o a ti mismo al teletrabajo. Ojalá pase pronto la crisis sanitaria y solo tengas que usarlo voluntariamente, para permitir conciliar o para contar con talento remoto.

Cómo hacer una matriz de análisis DAFO de una Empresa.

En el análisis inicial de una empresa, hay un elemento que no puede faltar y consiste en hacer un análisis DAFO que nos permita disponer de una foto de la situación actual del negocio.

En esta completísima guía aprenderás todo lo necesario sobre el análisis DAFO y las aplicaciones futuras en tu estrategia de marketing de un negocio y también como utilizar este DAFO para potenciar tu marca personal como profesional.

FUENTE: MARKETING&WEB

¿Por qué usar herramientas de gestión en las PYME’s?

Cuando abandonamos el fabuloso mundo del trabajo por cuenta ajena y nos convertimos en autónomos, microempresas o PYME’s, dejamos atrás muchas más cosas que una nómina fija y dos pagas extra por año. Dejamos atrás un departamento comercial, un departamento de administración, etc., y de repente nos convertimos en los responsables de todas las áreas de nuestra empresa. Además de la estructura de nuestra anterior empresa, dejamos de tener herramientas y software a nuestra disposición. Probablemente algunos de vosotros os sentiréis identificados, sabéis hacer perfectamente vuestro trabajo, el trabajo por el que os pagan, pero las tareas de gestión con las que no contabais os hacen perder muchísimo tiempo.

Las empresas, y el mundo en general, se hayan actualmente en un periodo que constituye todo un reto debido a las complicaciones e incertidumbres por las que pasan las finanzas y políticas institucionales. Por esto, las empresas tienen que demostrar la fortaleza de su modelo de negocio, así como su capacidad de gestión y resiliencia en un momento de máxima complejidad.

La gestión de una empresa y, sobre todo, la administración del tiempo dentro del negocio es fundamental para cubrir las diferentes areas, es decir, las necesidades que la empresa tiene con respecto a la organización del tiempo de sus activos, aquellas que se atribuyen a la oficina y, por último, las que se imputan al trabajo.

En la actualidad, todo ello suele cubrirse a través de programas de gestión para pymes, que recogen todas las necesidades que las pequeñas y medianas empresas pueden requerir en una única solución.

Todo ello, tiene beneficios directos para el cliente o el usuario entre los cuales destacaríamos, principalmente, la organización de los flujos de trabajo y a través de un software de gestión para pymes que permita organizar herramientas a través de módulos y aplicaciones y conseguir una administración eficiente y dinámica, capaz de adaptarse a las necesidades y a la idiosincrasia de cualquier empresa, lo que supone un ahorro de costes a corto, medio y largo plazo.

Aun así, la experiencia de las firmas de software de gestión para pymes, así como de un gran número de cargos directivos —en especial, directores técnicos, de operaciones o perfiles de administración— deja entrever que las necesidades de las empresas y la oferta que existe en el mercado no siempre se adapta a la medida de las exigencias de los clientes. Por ello, es importante saber qué tipo de software necesita cada Pyme y si existe algo en el mercado que se adapte mejor. Sobre la base de estos requisitos, nace VERIAL. Un producto dirigido al mercado de la pyme española; consciente de que el uso de CRMs y ERPs que se utilizan no siempre resulta útil, ni tan flexible como podría ser necesario, puesto que son programas enfocados a la gran empresa.

Verial Software para Pymes integra todas las funcionalidades que cualquier empresa necesita: Gestión de clientes y proveedores; administración de presupuestos, albaranes, pedidos, etc.; contabilidad y facturación; elaboración de todos los modelos de Hacienda; previsión de pagos y cobros; control de stocks, almacenaje y productos pendientes de recibir; gestión de obras y proyectos; gestión de empleados, etc.

Una sociedad dinámica y competitiva exige empresas a su altura. Verial aporta soluciones con planteamientos innovadores, utilizando la última tecnología para situar a su empresa en una posición destacada.

Un pilar fundamental en el desarrollo empresarial es su socio tecnológico. Verial invierte en investigación y conocimiento para ser el socio que busca, el que le acompañará en la evolución y expansión de su negocio.

Varias décadas en contacto con empresarios que saben lo que quieren, nos ha permitido construir soluciones que nos diferencian del resto por su inmediata implantación, un alto grado de personalización y una atención constante. I+D+I hacen que Verial pueda cubrir sus necesidades en un panorama cambiante y de constante evolución tecnológica. Como socio tecnológico haremos que su empresa no se desfase, que pueda cumplir con cualquier normativa y cualquier planteamiento por innovador que sea.

Como todo cambio, generará actitudes y comportamientos en las personas, como consecuencia de lo cual surgirán opositores, tradicionalistas, espectadores y neutrales, categorías que no vamos a describir pero que siempre estarán presentes – y es necesario saberlo- no para apoyar a unos y rechazar a otros, sino para poder realizar una mejor gestión del cambio que nos lleve finalmente a lograr los objetivos propuestos de implantación de soluciones de gestión.

ENLACES: VERIAL    SYSTEM NET   GESTION PYMES

Las «fintech» van a cambiar radicalmente el negocio bancario.

Fintech viene de la contracción de las palabras inglesas finance y technology, y engloba a los servicios o empresas del sector financiero que aprovechan las tecnologías más modernas para crear productos innovadores. Si bien en la actualidad, alrededor del 45% de los servicios financieros son digitales, se estima que en el año 2020 este porcentaje se elevará al 70%. Las nuevas plataformas tecnológicas «fintech» reducirán entre un 10 y un 40% el beneficio de las entidades bancarias. Por ello,, aquellos bancos que no sean capaces de realizar una profunda transformación digital en los próximos cinco años, estarán en peligro de desaparecer.

La revolución digital también está entrando en el sector financiero; la tecnología está revolucionando su negocio, y las llamadas «fintech» debilitarán aún más a las entidades tradicionales, cuyos beneficios están cayendo en picado. Prueba de ello, es que el presidente de la Asociación Española de la Banca (AEB), ha anunciado que antes de 5 años, los clientes de las entidades  tendrán que pagar por todos los servicios que ofrecen. A esto, hay que añadir los quebrantos económicos que están experimentando los bancos como consecuencia de las sentencias desfavorables que les obligan a devolver las llamadas «preferentes», así como por las «cláusulas suelo» hipotecarias. No es de extrañar, pues, que el presidente del BBVA insista una y otra vez, en que el futuro de la banca para por la digitalización; por las «fintech».

Algunas de las áreas Fintech más destacadas son:

  • Banca móvil
  • Big data y modelos predictivos
  • Compliance
  • Crowdfunding
  • Criptomonedas y monedas alternativas
  • Forex (mercado de divisas)
  • Gestión automatizada de procesos y digitalización
  • Gestión del riesgo
  • Pagos y transferencias
  • Préstamos P2P
  • Seguros
  • Seguridad y privacidad
  • Servicios de asesoramientos financiero
  • Trading

Según datos de Eurostat, a finales de 2014, el 37% de los españoles de edades comprendidas entre 15 y 74 años (13 millones de clientes), usaba la banca por internet, y la proporción de clientes de banca móvil, respecto de la banca on line, sería del 45%; es decir, que el móvil es ya  el mayor canal de la banca por volumen de transacciones, y uno de los factores más importantes a la hora de elegir una entidad bancaria.

En 2015 se aprobó en España el proyecto de ley del «crowdlending» y del  «crowdfunding«, un hito que fija un marco regulatorio a estas fuentes. Aunque en nuestro país, cerca del 90% de la financiación empresarial procede de los bancos, existen unos 160.000 millones de euros fuera del circuito bancario, por lo que un buen número de empresas start-ups «fintech» quieren ocupar este nicho de mercado.

Posiblemente, las «fintech» no supondrán el fin de la banca, pero acabarán con el concepto tradicional, con su mala praxis y sus abusos; estas nuevas empresas ofrecen una mejor experiencia al cliente, y reducen drásticamente las comisiones pagadas por algunas operaciones y servicios.

En el año 2014 se crearon en España 17 empresas fintech , mientras que en 2015 aparecieron otras 13; en total hay  109 empresas identificadas. No cabe duda que este es un subsector con grandes posibilidades.

Google Campus Madrid ha acogido la presentación del proyecto “Libro Blanco: Guía imprescindible para el sector Fintech en España”. Organizado por la Asociación Española de Fintech e Insurtech, en el evento, que ha reunido a start-ups fintech, entidades financieras, y la Administración pública, se han dado a conocer las bases de este Libro Blanco del Fintech en España, que se finalizará y dará a conocer a las autoridades en octubre 2016.

Desde la Asociación Española de Fintech e Insurtech se ha insistido en la necesidad de un marco que ofrezca “transparencia, seguridad jurídica para el usuario final y que establezca incentivos fiscales para que las empresas fintech se queden en España”.

El BYOD como solución de equipamiento tecnológico en la Pyme.

Son unas iniciales que, quizás, suenen extrañas para muchos. Sin embargo, si se traducen al español y se contextualizan, el panorama cambia radicalmente. El BYOD no es más que promover que los empleados utilicen sus propios dispositivos informáticos en el día a día de la compañía, lo que permite, en muchos de los casos, un incremento de la productividad y un ahorro económico.

Con la popularización de la movilidad empresarial, muchas empresas están implementando programas de “Trae tu propio dispositivo» (BYOD) o modelos híbridos que incluyen dispositivos corporativos y personales. Mediante la implementación de un programa BYOD o un programa híbrido, las empresas pueden permitir a sus empleados el acceso a los recursos corporativos desde cualquier lugar, incrementando su productividad y proporcionándoles un mayor nivel de satisfacción.

Partimos de una base que creo que es necesario aclarar: aquí no hay fórmulas universales. Lo que para una empresa es un ahorro, para otra puede no serlo.

Y dentro de esa contextualización, expliquemos en qué consiste esta modalidad. Es una nueva forma de gestionar la infraestructura tecnológica de la empresa, permitiendo el uso de dispositivos personales de los empleados. En este cambio hay dos factores importantes:

  • Una mejora de la productividad, puesto que el trabajador se siente mucho más cómodo con sus herramientas.
  • Los adelantos tecnológicos, que llevan a la plantilla a contar, en un buen número de ocasiones, con un equipamiento mucho más renovado.

En ese contexto hay que recordar que su implantación o, al menos, el conocimiento en las empresas va en aumento. A finales del 2012, seis de cada diez compañías de Estados Unidos o Europa lo apoyaban y respaldaban como modelo para gestión tecnológica.

Pero, ¿por qué se puede ahorrar implantando esta fórmula? Se reduce el coste para equipar a la empresa tecnológicamente, no sólo porque no sería necesaria una renovación tan continuada de los dispositivos, sino porque empresa y empleados comparten el coste de éstos y, en algunos casos, el de la conexión de datos móviles. A esta ventaja se une la mayor comodidad en el trabajo o el incremento de la productividad.

Es cierto que su implantación no es, en absoluto, sencilla ni es posible en todos los casos y empresas. Hay algunos inconvenientes y entre ellos despunta uno: La seguridad de los datos y la construcción de un sistema de soporte para un mayor número de plataformas. La ausencia de políticas de seguridad adecuadas puede poner en riesgo información confidencial, y hay otros inconvenientes derivados del BYOD. Por otra parte, si un usuario se conecta a la red corporativa con un dispositivo infectado con algún tipo de malware, puede asimismo infectar a toda la red.

Otro inconveniente a destacar es que implica un mayor consumo de los recursos de red, por lo que resulta necesario incrementarlos para soportar la conexión de todos los dispositivos.

Por otra parte, la proliferación de todo tipo de terminales y aplicaciones hacen necesario el refuerzo de los departamentos de soporte y mantenimiento de TI, que deberán dar respuesta a las problemáticas de multitud de dispositivos y programas.

Sin embargo, sí debería incluirse como una opción a estudiar por las pequeñas empresas para lograr un ahorro extra.