Las Pymes en el tejido empresarial español.

Las pequeñas y medianas empresas representan el 99,9% de las empresas que hay en España. Esto se traduce en 3.110.522 pymes, según el informe ‘Retratos de las pymes 2015’ que realiza un órgano dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo como es la Subdirección General de Apoyo a las pymes.

Recordemos que las pequeñas y medianas empresas son aquellas que cuentan con menos de 250 trabajadores y su volumen de negocio anual no es superior a los 50 millones de euros. Casi la mitad de estas pymes adquieren el calificativo de microempresas sin empleados y representan un total de 1.670.329 negocios, de los cuales 1.050.714 son personas físicas (53%).

Las microempresas son aquellas compañías que tienen entre uno y nueve trabajadores suponen el 42,2% del tejido empresarial del país, con 1.314.398 empresas. Mientras que las empresas pequeñas hacen referencia a aquellas que tienen entre 10 y 49 asalariados y alcanzan las 107.784, abarcando el 3,5% del total. Por su parte, las medianas, que van desde los 50 hasta los 249, suponen el 0,6% y cuentan con 18.011.

Grandes empresas en España. España contaba con fecha del 1 de enero de 2014 con 3.839 grandes compañías, que representaban el 0,1% del tejido empresarial, según las estadísticas que tenía el Directorio Central de Empresas.

Otros datos que se pueden extraer de este informe realizado por la Subdirección General de Apoyo a las pymes es que el sector servicios acapara la mayor parte de las empresas que hay en el país. El 24,3% están dentro del sector del comercio, mientras que el 56,2% se encuadran en el resto de servicios.

De las empresas de carácter industrial, el 85,8% son microempresas y de éstas, casi la mitad tienen entre uno y nueve empleados. Hay que decir que el sector de la construcción reúne al mayor número de compañías sin asalariados con un 61,5%.

A lo largo del año pasado aumentó el número de trabajadores en las pymes en un 1,63%, que implicó la creación de 116.515 puestos de empleo.

Ya sea ofertando bienes y servicios o demandando productos, las pymes constituyen la columna vertebral para todas las economías en desarrollo y la generación de empleo.

Gracias a que éstas absorben a una importante porción de la población económicamente activa, con costes salariales reducidos por trabajador, contribuyen a la estabilidad al mercado laboral.

Las pymes poseen gran flexibilidad para adaptarse a las constantes transformaciones del mercado y para emprender proyectos innovadores debido a su tamaño.

En contraposición con las grandes compañías, promueven la individualización frente a la estandarización aunque también sirven de tejido auxiliar para éstas como entidades subcontratadas menores que les proporcionan maximización del tiempo y reducciones de costes.

En las pymes la cadena de valor se compone de pocos eslabones y la falta de productividad de uno solo puede ralentizar el conjunto. El compromiso de los empleados y el saber que las compañías invierten recursos en su bienestar, se hace más importante si cabe que en otros contextos empresariales pero no en las pymes.

Crecimiento, expansión internacional y formación del talento son los principales retos que tienen que afrontar las pymes en 2015.

ENLACES: Retos de las Pymes   Canal Pyme

La diferencia entre gasto e inversión.

Muchas veces escuchamos hablar de gasto e inversión, pero sabemos realmente ¿qué es un gasto? Y ¿Qué es una inversión?, para aclarar las dudas a continuación se presentan una definiciones.

Cada vez que sale dinero de la caja de la empresa se está incurriendo en un gasto pero sólo algunos de ellos se podrán considerar inversiones. Desde un punto de vista teórico, la diferencia es que una inversión puede generar beneficios pero un gasto no. Es decir, un gasto se limita a restar capital de la empresa, un capital que no se recupera, mientras que una inversión también resta capital pero se espera que lo devuelva al cabo de cierto tiempo.

¿Qué una inversión? La inversión supone la adquisición de un bien duradero para la empresa. Sus características son:
• Sabemos desde el momento de la adquisición que el bien pasa o pasará a ser propiedad de nuestra empresa, independientemente de cuándo y cómo lo paguemos. Por ejemplo, por compra o por leasing en el que ejerceremos la opción de compra cuando acabe el contrato.
• El bien es duradero y lo adquirimos para que a lo largo de su vida útil nos sirva para desarrollar la actividad de la empresa. Por ejemplo, una máquina.
• El bien puede ser material (por ejemplo, el mobiliario) o inmaterial (por ejemplo, un software).
• Al ser algo duradero, no se trata de algo que todos los meses o trimestres tengamos que volver a adquirir (aunque en algún momento lo tendremos que renovar, cuando ya no sea útil).

¿Qué es un gasto? El gasto es algo recurrente. Un desembolso que tendremos que hacer todos los meses, o trimestres, o años y que no está retribuyendo un bien de carácter duradero para nuestra empresa.

Dentro de los gastos se incluyen todos los servicios que debamos contratar, como la limpieza o la luz,… Pero también se incluye la compra de bienes que entran en la empresa para consumirse al trabajar.

El alquiler del local también constituye un gasto, ya que su pago no nos transfiere la propiedad del local, sino sólo el derecho a usarlo. Por tanto, elementos característicos del gasto son:
• Pagamos algo no duradero.
• Es recurrente.
• Retribuye servicios o bienes que se usan para la actividad y en ese uso salen de la empresa, no permanecen en ella.

El problema es que la línea que separa el gasto de la inversión no siempre está clara y en ocasiones es muy delgada. Todos hemos realizado importantes inversiones que el tiempo nos ha dejado claro que no eran más que un gasto. Al final todo dependerá del uso real que hagamos de esa inversión y, por tanto, siempre conviene analizar anticipadamente cada compra.

Aunque en el plano fiscal y contable muchas leyes son interpretables, la Agencia Tributaria se afana en delimitar al máximo posible lo que es y lo que no es legal para una empresa. En este sentido, la distinción tiene que ver tanto con el beneficio como con el plazo de amortización y el tiempo que el activo permanecerá en la empresa.

Desde el punto de vista de la contabilidad, un gasto es el que deriva del ejercicio de la actividad principal de la empresa y no forma parte de su patrimonio. A efectos prácticos, todo dispendio que sólo genere ingresos en un ejercicio será considerado gasto. Y a efectos contables, la inversión va al balance y el gasto a la cuenta de resultados, ya que la compra de inmovilizado, una máquina, por ejemplo, no modifica el patrimonio de la empresa, sólo se cambia caja por el activo. Por el contrario, el gasto sí afecta a la cuenta de resultados y al patrimonio de la empresa.

Aprender a reconocer qué es una inversión puede ser útil para prevenir futuras crisis económicas.

ENLACES: Gasto e Inversión

Informática Forense en un Mundo Digital.

La utilización generalizada de dispositivos informáticos permite la aplicación de un nuevo tipo de ciencia forense basada en el análisis de evidencias digitales.

Nadie duda que en la actualidad gran parte de nuestra actividad diaria descansa en la utilización de diversos dispositivos informáticos y electrónicos. En la vida cotidiana utilizamos habitualmente ordenadores personales, móviles, tabletas, grabadoras, o cámaras por poner ejemplos. Los dispositivos registran muchísima información, no sólo la que gestionamos personalmente sino mucha otra de la que no somos conscientes y que tiene que ver con su funcionamiento interno. Toda esa información es susceptible de ser analizada por terceros para la reconstrucción y prueba de los hechos bajo los cuales habría sido generada.

Obviamente, los conflictos y la actividad delictiva comparten esta característica, por lo que empieza a ser habitual que, para resolver estos casos ante los tribunales, sea necesaria la aplicación de prácticas forenses informáticas que permitan la obtención de evidencias digitales que, a su vez, proporcionen pruebas concluyentes.

La informática forense tiene como objeto la extracción, colección, conservación, análisis y presentación de evidencias digitales relacionadas con la utilización de ordenadores, entendiendo estos en el sentido más amplio de la palabra, es decir, cualquier dispositivo dotado de un sistema operativo, tales como ordenadores personales, portátiles, tabletas, teléfonos móviles, agendas electrónicas, disco duros multimedia, routers, cámaras, grabadoras, centralitas de automóviles, sistemas de alarma, controles industriales, y un sin fin de aparatos.

La informática forense es de gran importancia en la resolución de asuntos criminales, disputas y conflictos civiles, asuntos laborales, asuntos mercantiles, etc. o lo que en el terreno judicial se traduciría en los diversos ámbitos del derecho.

La introducción del análisis forense en un procedimiento judicial aportando valor probatorio a las evidencias digitales requiere la participación del perito en informática, función que habitualmente lleva a cabo un ingeniero en informática que dispone de habilidades adicionales de comunicación oral y escrita, además de ciertos conocimientos del ámbito judicial, lo que le permite facilitar al juez y a las partes la comprensión de las pruebas mediante la elaboración y presentación del correspondiente informe pericial que habrá de ser redactado con el lenguaje más claro y compresible posible.

La utilización de pruebas obtenidas mediante prácticas de informática forense en procedimientos judiciales será una actividad creciente en los próximos años en asuntos de todo tipo.

La utilización generalizada de dispositivos informáticos permite la aplicación de un nuevo tipo de ciencia forense basada en el análisis de evidencias digitales.

Nadie duda que en la actualidad gran parte de nuestra actividad diaria descansa en la utilización de diversos dispositivos informáticos y electrónicos. En la vida cotidiana utilizamos habitualmente ordenadores personales, móviles, tabletas, grabadoras, o cámaras por poner ejemplos. Los dispositivos registran muchísima información, no sólo la que gestionamos personalmente sino mucha otra de la que no somos conscientes y que tiene que ver con su funcionamiento interno. Toda esa información es susceptible de ser analizada por terceros para la reconstrucción y prueba de los hechos bajo los cuales habría sido generada.

Obviamente, los conflictos y la actividad delictiva comparten esta característica, por lo que empieza a ser habitual que, para resolver estos casos ante los tribunales, sea necesaria la aplicación de prácticas forenses informáticas que permitan la obtención de evidencias digitales que, a su vez, proporcionen pruebas concluyentes.

La informática forense tiene como objeto la extracción, colección, conservación, análisis y presentación de evidencias digitales relacionadas con la utilización de ordenadores, entendiendo estos en el sentido más amplio de la palabra, es decir, cualquier dispositivo dotado de un sistema operativo, tales como ordenadores personales, portátiles, tabletas, teléfonos móviles, agendas electrónicas, disco duros multimedia, routers, cámaras, grabadoras, centralitas de automóviles, sistemas de alarma, controles industriales, y un sin fin de aparatos.

La informática forense es de gran importancia en la resolución de asuntos criminales, disputas y conflictos civiles, asuntos laborales, asuntos mercantiles, etc. o lo que en el terreno judicial se traduciría en los diversos ámbitos del derecho.

La introducción del análisis forense en un procedimiento judicial aportando valor probatorio a las evidencias digitales requiere la participación del perito en informática, función que habitualmente lleva a cabo un ingeniero en informática que dispone de habilidades adicionales de comunicación oral y escrita, además de ciertos conocimientos del ámbito judicial, lo que le permite facilitar al juez y a las partes la comprensión de las pruebas mediante la elaboración y presentación del correspondiente informe pericial que habrá de ser redactado con el lenguaje más claro y compresible posible.

La utilización de pruebas obtenidas mediante prácticas de informática forense en procedimientos judiciales será una actividad creciente en los próximos años en asuntos de todo tipo.

ENLACE: TELEMATICA FORENSE

El SEPE convoca subvenciones para la formación de las Pymes.

En una sociedad basada cada vez más en el conocimiento, es necesario invertir en formación y actualizarla conforme a la evolución constante de los requerimientos de un entorno competitivo, tal y como se afirma en la Estrategia de Cualificaciones de la OCDE. Conseguir mejores resultados exige analizar el perfil de competencias de los trabajadores, así como determinar y anticipar las competencias requeridas en el mercado.

En el actual contexto de recuperación económica resulta fundamental dotar al tejido productivo de un sistema de formación profesional que constituya una verdadera herramienta de competitividad para las empresas y de mejora de las oportunidades de los trabajadores de acceso, mantenimiento y retorno al empleo.

Por este motivo, se establece la posibilidad de que los centros y entidades de formación debidamente acreditados participen directamente como beneficiarios de las ayudas del subsistema de formación profesional para el empleo, con la finalidad de que la oferta formativa sea más variada, descentralizada y eficaz, así como que la distribución de recursos públicos resulte más eficiente.

Estos planes de formación se financiarán mediante subvenciones públicas otorgadas en régimen de concurrencia competitiva y se ejecutarán, en el ámbito estatal, por las entidades beneficiarias de las resoluciones de concesión dictadas por el SEPE.

En este contexto, el pasado 29 de julio, a través del Acuerdo de propuestas para la negociación tripartita para fortalecer el crecimiento económico y el empleo, el Gobierno y los Interlocutores Sociales expresaron su voluntad de transformar el sistema de formación profesional para el empleo sobre la base del diálogo social con tres objetivos estratégicos:

1. Garantía del ejercicio del derecho a la formación de los trabajadores, empleados y desempleados, en particular, de los más vulnerables.
2. Contribución efectiva de la formación a la competitividad de las empresas.
3. Eficiencia y transparencia en la gestión de los recursos públicos.
Igualmente el Acuerdo recoge los siguientes principios acordados en la Mesa de Diálogo Social, constituida al efecto, y que deben regir el nuevo modelo:

1. El ejercicio del derecho individual a la formación profesional para el empleo, la garantía y la igualdad en el acceso de los trabajadores y las empresas a una formación vinculada a las necesidades de los mismos.
2. La anticipación a los requerimientos y cambios del modelo productivo, como vía fundamental para reforzar la calidad y eficacia de la formación.
3. La unidad del mercado de trabajo y la libre circulación de los trabajadores en el desarrollo de las acciones formativas.
4. La negociación colectiva y el diálogo social como instrumento de desarrollo del sistema de formación profesional.
5. La calidad, eficacia, eficiencia y transparencia en la gestión.
6. La estabilidad, seguridad y certidumbre que permita la planificación estratégica y promueva la inversión en recursos formativos.
7. La articulación del sistema a través de la coordinación y la cooperación que permita flexibilidad y la optimización de los recursos destinados al sistema.
8. El impulso a la formación programada por la empresa para sus propios trabajadores.
9. El refuerzo de los sistemas de información, el seguimiento y control, la evaluación permanente en todas las etapas del proceso formativo, incluida la adecuada medición de su impacto y el compromiso con la mejora continua.
10. Acceso a una financiación suficiente, estable y equitativa, bajo el respeto de la unidad de caja y el carácter finalista de la cuota de formación profesional, que deberá gestionarse en régimen de concurrencia competitiva abierta a todos los proveedores de formación, públicos y privados.

Conforme a estos 10 principios y para dar cumplimiento a los objetivos señalados, el Gobierno y los Interlocutores Sociales se comprometieron a la firma de los V Acuerdos de Formación Profesional para el Empleo y a realizar las modificaciones normativas que permitan la evolución del sistema y su adecuación a las necesidades actuales.

Para ello, y en virtud de los principios y de los objetivos descritos anteriormente y recogidos en el citado Acuerdo, se avanzará en el diseño de un modelo de formación profesional para el empleo de aplicación a toda las Administraciones públicas, que respete el marco competencial y atienda a las necesidades específicas del tejido productivo de cada comunidad autónoma. Un sistema adecuado a las necesidades de las empresas, ajustando las competencias de los trabajadores a las necesidades cambiantes del tejido productivo, impulsando así la competitividad empresarial y mejorando la empleabilidad de los trabajadores.

ENLACE:     FUNDACION TRIPARTITA

Línea de crédito del Banco Europeo de Inversiones

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha concedido un nuevo préstamo de 1 000 millones de EUR al Instituto de Crédito Oficial (ICO), destinado a facilitar el acceso a la financiación bancaria de las pymes (hasta 250 empleados) y de empresas de mediana capitalización (hasta 3000 empleados), para financiar sus inversiones en el sector industrial  y de servicios así como sus necesidades de liquidez.

Este nuevo acuerdo representa el segundo por un importe de 1 000 millones de EUR concedido a ICO tras el firmado en noviembre de 2013.

El préstamo del Banco Europeo de Inversiones permite hacer llegar a las empresas financiación a tipos de interés favorables tanto para sus inversiones a largo plazo como para  financiación de circulante a más de dos años. Como parte del acuerdo, el ICO completará este préstamo del Banco Europeo de Inversiones con una contribución propia adicional de otros 1 000 millones de EUR para financiar proyectos de inversión de pymes, por lo que el volumen global de financiación de 2 000 millones EUR.

Este préstamo facilitará la financiación de proyectos de inversión de hasta 25 millones de EUR para pymes y hasta 50 millones de EUR de inversión para empresas de mediana capitalización en España, estando previsto que alrededor del 20% del importe total del préstamo se destine a proyectos en regiones de convergencia.

A lo largo de 2013, el Grupo Banco Europeo de Inversiones (incluyendo el Fondo Europeo de Inversiones) destinó 21 900 millones de EUR para la financiación de aproximadamente 230 000 pymes y empresas de mediano tamaño en toda Europa (de los cuales 18 500 millones de EUR fueron originados por el BEI). En España, el Banco Europeo de Inversiones aportó 4 836 millones de EUR para estas líneas de financiación beneficiando a más de 45.000 empresas.

Sobre el Banco Europeo de Inversiones (BEI):

Es la institución de financiación a largo plazo de la Unión Europea cuyos accionistas son sus Estados miembros. La institución facilita financiación a largo plazo a proyectos de inversión viables con el fin de contribuir al logro de los objetivos de la política de la UE.

Sobre el Instituto de Crédito Oficial (ICO):

El Instituto de Crédito Oficial es un banco público con forma jurídica de entidad pública empresarial, adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad a través de la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa.

Tiene naturaleza jurídica de entidad de crédito, y la consideración de Agencia Financiera del Estado. Como Banco Público, el ICO concede préstamos para financiar operaciones de inversión y liquidez de las empresas, tanto dentro como fuera de España, bien a través de la mediación de las Entidades Financieras, o bien con financiación directa. Por otro lado, como Agencia Financiera del Estado, el ICO gestiona los instrumentos de financiación oficial, que el Estado español dota para fomentar la exportación y la ayuda al desarrollo.