Servicios de Consultoría y Tutorías de procesos y sistemas.

En entornos cada vez más turbulentos los métodos tradicionales de toma de decisiones, fundamentados en la extrapolación de las tendencias del pasado para proyectarlas al futuro, han dejado de ser válidos. Son necesarias otras formas de planificar y de gestionar las empresas y las instituciones, basados en la visión global, la proactividad, la participación, la cooperación y el compromiso.. La consultoría es entonces la herramienta.

Desde este post ponemos a disposición de gestores públicos y privados nuestra experiencia en gestión y consultoría desarrollada a lo largo de años en la dirección de empresas del sector privado y administraciones públicas.

Nuestra oferta de servicios de consultoría en el ámbito de la empresa se orienta al apoyo a la dirección de empresas y a quienes quieran desarrollar un proyecto empresarial a partir de una idea de negocio. Tratamos cada caso de forma personalizada, con servicios «a la carta llave en mano» adaptados a las necesidades de los clientes, utilizando herramientas de trabajo y métodos de formación que permiten alcanzar resultados prácticos en el corto plazo.

La utilización de sistemas de trabajo online permite flexibilidad total y unos costes muy asequibles para todo tipo de empresas.

Proactividad y método ante la incertidumbre

El esquema clásico del ciclo de vida de las empresas (nacimiento, crecimiento, maduración y cambio) ha sido inexacto, debido a que las turbulencias del entorno, cada vez de mayor magnitud y más frecuentes, obligan a las empresas a estar en permanente situación de cambio, tanto en el binomio producto-mercado, como en los factores de tipo productivo, tecnológico, organizativo, laboral, etc

En la medida en la que estas empresas sean capaces de prever los cambios y actuar anticipadamente, en lugar de hacerlo arrastradas por el mercado o por su entorno más general, podrán conseguir ventajas competitivas con las que alcanzar mejores resultados. Para que esto sea posible es necesaria una determinada forma de dirigir estas empresas, de tal modo que la interacción entre las circunstancias del entorno y su cultura empresarial produzca decisiones estratégicas que las lleven a desarrollarse adecuadamente.

Si quiere elaborar un plan estratégico de gestión de la empresa ponemos a su disposición un conjunto de herramientas de consultoría y un programa de tutoría personalizada para el análisis, la formulación de la estrategia y la definición de las acciones concretas para alcanzar los objetivos deseados.

Capacitar para el progreso individual y colectivo

El necesario avance hacia modelos empresariales basados en la innovación y la mejora contínua, requiere el uso de abundantes recursos formativos, pero también es cierto que para que este proceso tenga éxito debe partir del hecho de que empresarios y trabajadores asumen el concepto de la formación como elemento primordial del progreso individual y colectivo. Hacer frente a los retos del entorno con éxito es fundamentalmente una cuestión de conocimiento.

Para las empresas, el progreso tecnológico y la necesidad de adoptar nuevos modelos organizativos, adaptados tanto a la demanda como a la realidad social, son procesos que ineludiblemente se deben afrontar para mantener posiciones competitivas ante un futuro en permanente estado de cambio, y la formación de las personas es el elemento motor.

En este ámbito de la consultoría y formación de los recursos humanos podemos ofrecer una guía completa, dirigida a los gestores de personal, que va desde la detección las necesidades y la evaluación de puestos de trabajo, hasta la elaboración de planes de formación internos y externos.

De la idea al proyecto

Si tiene una idea de negocio y quiere crear una empresa debes estructurar el proyecto sobre una base sólida. Esto requiere reflexión en profundidad, pero también método para estudiar todas las alternativas posibles ante los riesgos y oportunidades que pueden aparecer.

En este proceso de concreción de la idea hasta la elaboración de un plan de empresa, ofrecemos un conjunto de herramientas y acompañamiento personalizado para reducir al mínimo las probabilidades de fracaso, mediante consultoría y tutorías.

Mediante sesiones de trabajo individualizadas evaluaremos la idea, analizaremos riesgos y oportunidades, así como fortalezas y debilidades, guiándote en el proceso de concreción de misma.

El producto final es un plan de empresa en el que se plasman las ideas y se planifican con detalle las acciones que deberán llevarse a cabo desde las primeras etapas de vida de la empresa hasta su consolidación.

ENLACES: Creamos Valor    Inesby    Ciberseguridad

La imperiosa necesidad de formación en las Pymes.

Según la primera Encuesta Anual Laboral (EAL), referidos a 2013, que publica el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la flexibilidad laboral y la formación son claves para el crecimiento del empleo en el sector, donde se han entrevistado a empresas de 5 o más trabajadores en adelante. Una Pyme que invierte en la formación de sus trabajadores lo hace con dos objetivos fundamentales: la profundización en una materia de trabajadores ya especializados o bien la actualización de conocimientos.

Un ejemplo del primer caso sería el de una persona encargada del marketing que recibe formación en últimas tendencias online del sector; un ejemplo del segundo sería el administrativo que recibe formación en nuevas tecnologías para introducirse en las herramientas que ofrece Internet.

En lo que respecta a las necesidades formativas, un 28,1% ha detectado dichas necesidades en su plantilla. En las microempresas la proporción es del 21,8% mientras que en las de 500 trabajadores o más supera el 75%. Los aspectos donde tienen que reforzar sus conocimientos son la capacidad de trabajo en equipo para el 83,3% o de atención al público para el 80%.

Aunque en los últimos años ha descendido la inversión en formación in company, el 84% de las empresas encuestadas en un estudio de Adecco considera que la formación es una parte estratégica de su compañía. Y es que los cambios impulsados por el rápido avance de las nuevas tecnologías hacen que la formación sea la clave de la mayoría de las empresas para mantener al día a su plantilla de empleados y, con ella, los procesos internos.

Contenidos más demandados. La necesidad de incrementar los esfuerzos para mantener las ventas ha provocado una demanda creciente de formaciones sobre comercio electrónico, habilidades comerciales o idiomas y comercio internacional y exportación.

También han crecido los interesados en la formación relacionada con la motivación, con el objetivo de aumentar el bienestar de los trabajadores y, con él, su productividad.

El crédito para formación de las empresas. La Fundación Tripartita es la encargada de subvencionar los cursos de los trabajadores. Ésta proporciona un crédito a cada empresa en función del número de trabajadores.

Las empresas de 1 a 5 trabajadores tendrán un crédito para formación de, aproximadamente 420 euros.

En aquellas que disponen de más empleados, el crédito anual para formación se calcula con una fórmula: “Cuantía que la empresa ingresa de forma anual en concepto de formación profesional multiplicada por el porcentaje de bonificación en función del número de trabajadores”..

Las empresas cuyo número de trabajadores oscilen entre 6 y 9 disponen de un porcentaje de bonificación del 100%; entre 10 y 49 trabajadores, el 75%; de entre 50 y 249 empleados, el 60% y las que cuenten con 250 o más trabajadores verán bonificado el 50% del coste.

El importe del curso será pagado por la propia empresa a la entidad de formación. En todo caso, existe un máximo subvencionable de forma que, aunque en las empresas de hasta 5 trabajadores sea subvencionable el 100% del coste, éste no podrá superar los 420 euros. Si se excede este importe, la diferencia deberá ser abonada por la empresa.

Todos los trabajadores que coticen en el Régimen General de la Seguridad Social tienen derecho al acceso a esta formación siempre y cuando la empresa cumpla los requisitos.

Esto pone de manifiesto la necesidad de la formación continua en la empresa o cómo el reciclaje de conocimientos, es más importante en estos momentos que nunca, tanto para los trabajadores como para las empresas a la hora de mejorar su productividad y competitividad.

Formarse para mejorar, para innovar o para impulsar la competitividad de una empresa son las razones que los expertos aducen para aconsejar a las empresas que en tiempos de crisis, el dinero mejor invertido es en la formación de sus empleados.

ENLACE: PLANES DE FORMACION

El SEPE convoca subvenciones para la formación de las Pymes.

En una sociedad basada cada vez más en el conocimiento, es necesario invertir en formación y actualizarla conforme a la evolución constante de los requerimientos de un entorno competitivo, tal y como se afirma en la Estrategia de Cualificaciones de la OCDE. Conseguir mejores resultados exige analizar el perfil de competencias de los trabajadores, así como determinar y anticipar las competencias requeridas en el mercado.

En el actual contexto de recuperación económica resulta fundamental dotar al tejido productivo de un sistema de formación profesional que constituya una verdadera herramienta de competitividad para las empresas y de mejora de las oportunidades de los trabajadores de acceso, mantenimiento y retorno al empleo.

Por este motivo, se establece la posibilidad de que los centros y entidades de formación debidamente acreditados participen directamente como beneficiarios de las ayudas del subsistema de formación profesional para el empleo, con la finalidad de que la oferta formativa sea más variada, descentralizada y eficaz, así como que la distribución de recursos públicos resulte más eficiente.

Estos planes de formación se financiarán mediante subvenciones públicas otorgadas en régimen de concurrencia competitiva y se ejecutarán, en el ámbito estatal, por las entidades beneficiarias de las resoluciones de concesión dictadas por el SEPE.

En este contexto, el pasado 29 de julio, a través del Acuerdo de propuestas para la negociación tripartita para fortalecer el crecimiento económico y el empleo, el Gobierno y los Interlocutores Sociales expresaron su voluntad de transformar el sistema de formación profesional para el empleo sobre la base del diálogo social con tres objetivos estratégicos:

1. Garantía del ejercicio del derecho a la formación de los trabajadores, empleados y desempleados, en particular, de los más vulnerables.
2. Contribución efectiva de la formación a la competitividad de las empresas.
3. Eficiencia y transparencia en la gestión de los recursos públicos.
Igualmente el Acuerdo recoge los siguientes principios acordados en la Mesa de Diálogo Social, constituida al efecto, y que deben regir el nuevo modelo:

1. El ejercicio del derecho individual a la formación profesional para el empleo, la garantía y la igualdad en el acceso de los trabajadores y las empresas a una formación vinculada a las necesidades de los mismos.
2. La anticipación a los requerimientos y cambios del modelo productivo, como vía fundamental para reforzar la calidad y eficacia de la formación.
3. La unidad del mercado de trabajo y la libre circulación de los trabajadores en el desarrollo de las acciones formativas.
4. La negociación colectiva y el diálogo social como instrumento de desarrollo del sistema de formación profesional.
5. La calidad, eficacia, eficiencia y transparencia en la gestión.
6. La estabilidad, seguridad y certidumbre que permita la planificación estratégica y promueva la inversión en recursos formativos.
7. La articulación del sistema a través de la coordinación y la cooperación que permita flexibilidad y la optimización de los recursos destinados al sistema.
8. El impulso a la formación programada por la empresa para sus propios trabajadores.
9. El refuerzo de los sistemas de información, el seguimiento y control, la evaluación permanente en todas las etapas del proceso formativo, incluida la adecuada medición de su impacto y el compromiso con la mejora continua.
10. Acceso a una financiación suficiente, estable y equitativa, bajo el respeto de la unidad de caja y el carácter finalista de la cuota de formación profesional, que deberá gestionarse en régimen de concurrencia competitiva abierta a todos los proveedores de formación, públicos y privados.

Conforme a estos 10 principios y para dar cumplimiento a los objetivos señalados, el Gobierno y los Interlocutores Sociales se comprometieron a la firma de los V Acuerdos de Formación Profesional para el Empleo y a realizar las modificaciones normativas que permitan la evolución del sistema y su adecuación a las necesidades actuales.

Para ello, y en virtud de los principios y de los objetivos descritos anteriormente y recogidos en el citado Acuerdo, se avanzará en el diseño de un modelo de formación profesional para el empleo de aplicación a toda las Administraciones públicas, que respete el marco competencial y atienda a las necesidades específicas del tejido productivo de cada comunidad autónoma. Un sistema adecuado a las necesidades de las empresas, ajustando las competencias de los trabajadores a las necesidades cambiantes del tejido productivo, impulsando así la competitividad empresarial y mejorando la empleabilidad de los trabajadores.

ENLACE:     FUNDACION TRIPARTITA

La formación continua en las Pymes españolas.

Según un estudio elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Consultoría, Servicios, Oficinas y Despachos (Fenac), «sólo el 8,6% de las pymes de nuestro país acceden al sistema de formación bonificada, lo cual exige tomar medidas para acercar la formación a nuestro tejido productivo». Según apunta Francisco Aranda, vicepresidente de FENAC, «no tiene sentido que el colectivo mayoritario de empresas de nuestro país esté desconectado del principal elemento de competitividad que es la formación».

El motivo principal por el que las pymes españolas no acceden a la formación bonificada está en la falta de recursos materiales y humanos propios de este tipo de compañías. Tampoco favorecen, según el estudio, la complejidad en la gestión, los importes reducidos que reciben las pymes, ni los escasos incentivos existentes para las consultoras. Según Aranda, «nuestra economía debería avanzar aportando productos y servicios de mayor calidad, para lo que resulta fundamental introducir la innovación en todos los procesos, a través de la formación. Ahora que todos los políticos parecen querer apoyar a las pymes, no podemos olvidar que sin facilitarles formación es imposible que avancen y se desarrollen de forma sostenible».

Otro de los obstáculos con el que se encuentran nuestras pymes es el desconocimiento total de la existencia de este fondo o crédito formativo. La formación tiene unos objetivos muy concretos para empresas y trabajadores que es la mejora de la competitividad. La inversión en formación es necesaria para cualquier compañía independientemente de su tamaño y sector, pero en la coyuntura actual, aún más para las pymes.

En cuanto a la falta de conocimiento, es necesario insistir en la difusión de información sobre las posibilidades que ofrece la formación bonificada. Se trata de un tipo formación contratada por las empresas para sus trabajadores a otras empresas especializadas que poseen un convenio de colaboración con la Fundación Tripartita para la Formación. El adjetivo de “bonificada” le viene dado porque el coste de esta formación, aunque es pagado en primera instancia por la empresa que contrata la formación, puede serle devuelto total o parcialmente al canjearse por los importes pagados a la Seguridad Social a través de las nóminas y que conforman el Crédito Formativo.

La formación es el vector clave de la economía del conocimiento, a la cual debemos aspirar para la supervivencia de las empresas en la situación económica vigente. Los trabajadores mejoran su empleabilidad y, por lo tanto, su permanencia en el mercado de trabajo, y las empresas mejoran su competitividad.

La falta de aprovechamiento de estos recursos por parte de las Pymes genera un lastre para las mismas Pymes y para el propio país, que pierde en competitividad y capacidad de innovación. Dos cuestiones que marcan la diferencia en un mundo globalizado y cada vez más complejo y que son claves para salir de la actual crisis económica.

Es responsabilidad de todos acabar, poco a poco, con esta situación; y puesto que la formación es siempre una inversión, el esfuerzo merecerá la pena.

ENLACES:  FUNDACION TRIPARTITA    FORMACION CONTINUA

Contabilidad financiera para no financieros

Ya el año pasado presenté en mi blog personal www.agarciagaliana.com el cuaderno de «Iniciación a la contabilidad financiera para no financieros».

Ahora lo vuelvo a presentar aquí por considerarlo apropiado por la claridad, sencillez expositiva y didáctica de sus conceptos.

El profesor D. Raimon Serrahima Formosa es consultor empresarial en el área de la dirección financiera de la empresa y profesor del Departamento de Empresa y Tecnología de La Salle, Universidad Ramón Llull, desde 1988.

Este cuaderno de introducción a la contabilidad financiera para no financieros, pretende ser de utilidad al directivo que no tiene perfil financiero y necesita adquirir los conocimientos y competencias suficientes que le permitan entender la terminología y el método contable.

El texto tiene como objetivo que este profesional “no financiero” adquiera los conocimientos de contabilidad financiera que puede necesitar en el desarrollo de la actividad que le es propia.

Este texto viene utilizándose en programas de formación de directivos, tanto a nivel de máster como de programas de desarrollo directivo (PDG) ya sea en el ámbito universitario o en el de la formación “in company”. Es fruto, por lo tanto, de la actividad docente realizada por el autor en su desarrollo profesional.

El cuaderno se estructura a partir de la herramienta informática de presentaciones de diapositivas. Cada diapositiva supone un paso hacia la consecución del concepto que se expone en cada tema. La parte superior de la página recoge la propia diapositiva. La parte inferior se destina al texto necesario para la correcta interpretación de la diapositiva.

En la redacción del texto, y en la medida de lo posible, se ha evitado la terminología especializada en aras de una mejor comprensión de los conceptos. Evidentemente, los tecnicismos terminológicos de la contabilidad financiera deben conocerse y se van introduciendo a medida que se profundiza en la materia, sin embargo, su definición se realiza en lenguaje coloquial para facilitar su aprendizaje y comprensión.

Se pretende evitar así, que los tecnicismos terminológicos se conviertan en una barrera de entrada a la materia contable.

Citando a Albert Einstein “La mayor parte de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general, pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos.”

Enlace al texto original: http://www.serrahima.com/Formacion.html