Análisis del Punto Muerto de la Empresa

El estudio del Punto Muerto, o Punto de Equilibrio de la Empresa se basa en el efecto de Apalancamiento Operativo que producen los costes fijos sobre la rentabilidad de la empresa, a medida que ésta va aumentando su volumen de ventas.

El uso de esta herramienta de análisis está muy extendido en la empresa, desde las más grandes hasta las más pequeñas, dada su relativa facilidad de cálculo; pero lo que he observado durante muchos años, y en muy diversas situaciones, es un sistemático error de concepto en su aplicación: su utilización como predictor de futuros beneficios.

Como todos sabemos, en el largo plazo todos los costes son variables. Sin embargo, el análisis del Punto Muerto, parte de la clasificación de algunos costes como fijos. Esto nos está diciendo claramente que esta herramienta es una herramienta de gestión para el análisis a corto plazo, por lo que no se puede utilizar para hacer proyecciones a largo plazo.

Otra cuestión es utilizar el análisis para la toma de decisiones hoy, que afectarán y conformarán el futuro de la empresa, y decidir si ese es el futuro deseado o no.

Simultáneamente, aunque esto no se pueda llamar error, he observado que la mayoría de las empresas se conforman con utilizar este análisis como el cálculo simplista de la cifra del Punto de Equilibrio -es decir, aquella cifra de facturación para la cual los beneficios son nulos-, sin extraer de él todas las posibilidades, consecuencias y enseñanzas que es posible deducir.

Por ejemplo, un Punto Muerto bajo indica una fácil cobertura de los costes y gran flexibilidad para soportar reducciones del nivel de la actividad sin que la empresa entre en pérdidas. Así, toma un especial interés la relación existente entre el Punto Muerto, (PM) y el Margen de Contribución, (MC%), (donde CF = Costes Fijos):

PM = CF / MC%

De esta expresión se deduce que toda variación en un sentido del Punto Muerto ha de ser compensada con una variación en sentido inverso del MC%.

Pero no sólo eso, también podemos extraer lo siguiente:

1.- Si el Punto Muerto es grande y el MC% es pequeño, variaciones pequeñas en valor absoluto del MC%, tendrán como consecuencia grandes variaciones, en valor absoluto, del Punto Muerto.

2.- Si el Punto Muerto es pequeño y MC% es grande, variaciones pequeñas en el Punto Muerto tendrán como consecuencia grandes variaciones en el MC%.

Conseguir un Punto Muerto bajo es un objetivo deseable por la empresa, ya que significa que ésta puede afrontar los costes fijos con un nivel de producción o ventas pequeño, o con una reducida utilización de su capacidad productiva.

¿Cuáles son los factores determinantes del Punto Muerto? Claramente, los que intervienen en su cálculo:

 Los Costes Fijos.

 Los Costes Variables.

 El Precio.

 La composición de la gama de productos vendidos.

Toda variación de los costes fijos supone una variación en el mismo sentido y de la misma magnitud, absoluta o relativa, del Punto Muerto.

Al disminuir (aumentar) los costes variables, disminuyen (aumentan) los costes totales con lo que, a igualdad de ingresos, se incrementan (disminuyen) los beneficios.

La variación de la gama de productos afecta al beneficio global (excepto en el caso de que los diversos productos tengan todos el mismo M%), y al punto de equilibrio global de la empresa.

El conocimiento de los márgenes de contribución de los diferentes productos ayuda a la adopción de decisiones empresariales, como:

a.- Qué productos incentivar y cuáles desincentivar.

b.- Si una línea de productos debe ser eliminada o no.

c.- Acciones comerciales para incentivar el aumento del volumen de ventas.

d.- Dumping (precios inferiores al coste total): Por encima del punto de equilibrio cualquier venta a precio superior a los costes variables incrementa el beneficio.

Para terminar, vuelvo al principio del artículo, si no se quiere caer en un error en la utilización del análisis del Punto Muerto, hay que partir del reconocimiento de que éste tiene unas limitaciones de uso, que vienen dadas por el hecho de que la herramienta acepta unas premisas simplificadoras, que no se dan en la vida real de las empresas, a saber:

a.- Utiliza datos del pasado para predecir el futuro.

b.- No contempla la existencia de economías de escala.

c.- Considera los gastos variables como proporcionales al nivel de actividad.

d.- Existen unos costes fijos sea cual sea el nivel de actividad.