Los retos de las Pymes en 2016.

Ante la perspectiva de un nuevo diseño de medidas económicas y políticas aparecen importantes interrogantes para el futuro del país. En este nuevo escenario, cabe preguntarse si las Pymes tendrán un rol clave en la dinámica de la economía nacional y cuáles serán sus fortalezas y debilidades.

Con latentes posibilidades de crecimiento las pequeñas y medianas empresas deberán ser tenidas en cuenta por el próximo equipo económico, como lo que son: el principal engranaje para el desarrollo del país. Los principales aspectos a considerar se detallan a continuación.

La morosidad
La morosidad es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las pymes en este nuevo año. El Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial, que elabora la Confederación de la Pequeña y Mediana empresa en colaboración con la Dirección General de Industria y de la Pyme, venía mostrando una tendencia positiva que se ha roto justo en el tercer trimestre del año 2015.

Se ha registrado una subida en los periodos medios de pago, situándose en 81,4 días, lo que supone que las Pymes están cobrando la prestación de sus servicios, 20 días más tarde de lo que estipula la Ley.

Este es el reto principal para las Pymes, la morosidad. Conseguir que las Administraciones Públicas hagan cumplir la Ley, en colaboración con la Justicia. En España se ha establecido como habitual el pagarr las cantidades adeudadas por trabajos en unos plazos ilegales y excesivamente prolongados. Las Pymes se encuentran indefensas ante este hecho. Hacer efectivas las sanciones derivadas de estos incumplimientos aseguraría una mejor situación financiera, una mayor estabilidad y más posibilidades de acometer inversiones que facilitaran el crecimiento de estas pequeñas y medianas empresas.

La financiación empresarial
Otro de los retos importantes es establecer fórmulas para una financiación alternativa que permitan disminuir la dependencia actual que las Pymes tienen de los bancos. En España, sólo el 20% de las pymes busca financiación alternativa, mientras que en Francia este porcentaje de del 55%, del 45% en Alemania o del 70% en Estados Unidos. Es decir, la Pyme española recurre mayoritariamente a los bancos para financiarse, cuestión a considerar para evitar que si el sistema financiero entra en crisis, no afecte a las pymes, tal y como ha ocurrido con la reciente crisis.

Además, esta dependencia minimiza las opciones de conseguir financiación. Actualmente las condiciones para acceder a créditos se han endurecido. En contrapartida, existen otras opciones financieras alternativas que permitirían a las Pymes obtener financiación con mayor facilidad, en menor tiempo y con unos requisitos menos exigentes. Es importante, por tanto, empezar a apostar por estas fórmulas, en un entorno internacional altamente competitivo.

Reforzar los procesos de exportación
La internacionalización de las Pymes ha sido otro de los aspectos que ha favorecido una mejora de la situación económica general. La pyme debe seguir buscando nuevos mercados que continúen mejorando las cuentas de explotación. En este sentido, deberá abogar por una diversificación geográfica de las exportaciones, así como un mejor acceso y colaboración con el ICEX.

Más innovación
Las pymes van a tener que ordenar sus propios recursos para invertir en innovación y nuevas tecnologías, factores que marcarán la economía española en el futuro. Con el Gobierno que se forme próximamente, las Pymes deberán implicarse en la ampliación de los presupuestos en materia de i+d+i, y en el establecimiento de una política industrial que permita aportar competitividad y eficiencia en el tejido empresarial español.

El MAB
El Mercado Alternativo Bursátil, que fue denominado como la Bolsa de las Pymes, no ha conseguido despegar. Son pocas las operaciones llevadas a cabo en este marco, y la mayoría de ellas con un volumen menor del esperado. Convencer al inversor de la idoneidad de invertir en este tipo de corporaciones será otro de los retos de la Pyme para el año 2016.

En definitiva, los desafíos de la pyme en 2016 serán los mismos que en 2015 y, muy posiblemente, serán similares a los de 2017.

La imperiosa necesidad de formación en las Pymes.

Según la primera Encuesta Anual Laboral (EAL), referidos a 2013, que publica el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la flexibilidad laboral y la formación son claves para el crecimiento del empleo en el sector, donde se han entrevistado a empresas de 5 o más trabajadores en adelante. Una Pyme que invierte en la formación de sus trabajadores lo hace con dos objetivos fundamentales: la profundización en una materia de trabajadores ya especializados o bien la actualización de conocimientos.

Un ejemplo del primer caso sería el de una persona encargada del marketing que recibe formación en últimas tendencias online del sector; un ejemplo del segundo sería el administrativo que recibe formación en nuevas tecnologías para introducirse en las herramientas que ofrece Internet.

En lo que respecta a las necesidades formativas, un 28,1% ha detectado dichas necesidades en su plantilla. En las microempresas la proporción es del 21,8% mientras que en las de 500 trabajadores o más supera el 75%. Los aspectos donde tienen que reforzar sus conocimientos son la capacidad de trabajo en equipo para el 83,3% o de atención al público para el 80%.

Aunque en los últimos años ha descendido la inversión en formación in company, el 84% de las empresas encuestadas en un estudio de Adecco considera que la formación es una parte estratégica de su compañía. Y es que los cambios impulsados por el rápido avance de las nuevas tecnologías hacen que la formación sea la clave de la mayoría de las empresas para mantener al día a su plantilla de empleados y, con ella, los procesos internos.

Contenidos más demandados. La necesidad de incrementar los esfuerzos para mantener las ventas ha provocado una demanda creciente de formaciones sobre comercio electrónico, habilidades comerciales o idiomas y comercio internacional y exportación.

También han crecido los interesados en la formación relacionada con la motivación, con el objetivo de aumentar el bienestar de los trabajadores y, con él, su productividad.

El crédito para formación de las empresas. La Fundación Tripartita es la encargada de subvencionar los cursos de los trabajadores. Ésta proporciona un crédito a cada empresa en función del número de trabajadores.

Las empresas de 1 a 5 trabajadores tendrán un crédito para formación de, aproximadamente 420 euros.

En aquellas que disponen de más empleados, el crédito anual para formación se calcula con una fórmula: “Cuantía que la empresa ingresa de forma anual en concepto de formación profesional multiplicada por el porcentaje de bonificación en función del número de trabajadores”..

Las empresas cuyo número de trabajadores oscilen entre 6 y 9 disponen de un porcentaje de bonificación del 100%; entre 10 y 49 trabajadores, el 75%; de entre 50 y 249 empleados, el 60% y las que cuenten con 250 o más trabajadores verán bonificado el 50% del coste.

El importe del curso será pagado por la propia empresa a la entidad de formación. En todo caso, existe un máximo subvencionable de forma que, aunque en las empresas de hasta 5 trabajadores sea subvencionable el 100% del coste, éste no podrá superar los 420 euros. Si se excede este importe, la diferencia deberá ser abonada por la empresa.

Todos los trabajadores que coticen en el Régimen General de la Seguridad Social tienen derecho al acceso a esta formación siempre y cuando la empresa cumpla los requisitos.

Esto pone de manifiesto la necesidad de la formación continua en la empresa o cómo el reciclaje de conocimientos, es más importante en estos momentos que nunca, tanto para los trabajadores como para las empresas a la hora de mejorar su productividad y competitividad.

Formarse para mejorar, para innovar o para impulsar la competitividad de una empresa son las razones que los expertos aducen para aconsejar a las empresas que en tiempos de crisis, el dinero mejor invertido es en la formación de sus empleados.

ENLACE: PLANES DE FORMACION

Modelo de Negocio de un Centro de Formación

BIC GALICIA (Centro Europeo de Empresas e Innovación de Galicia) presenta una colección de Modelo de Negocio, en este artículo presentamos la correspondiente a un Centro de Formación.

Las guías de actividad empresarial van dirigidas principalmente a dos tipos de usuarios:

Por un lado, los Emprendedores, que necesitan información para desarrollar su proyecto empresarial. Deben registrarse como emprendedores y solicitar la guía que deseen descargar. El acceso de descarga está limitado a aquellas que se soliciten y las que tengan acceso total sin restricciones.

Por otro lado, los Técnicos de aquellos organismos destinados a asesorar a los emprendedores. Estos, deben registrarse como técnicos y tienen acceso para descarga todas las guías.

Estos documentos son el resultado de la utilización de muchos de los recursos que BIC GALICIA ha desarrollado para apoyar la creación y consolidación de empresas, aplicados de forma práctica sobre una idea empresarial concreta.

Cada modelo de negocio desarrolla un proyecto empresarial de forma íntegra, mostrando un análisis de la viabilidad técnica, comercial, financiera y económica de la futura empresa, con el objetivo final de presentar un documento completo, que sin sustituir el trabajo específico del emprendedor o de los técnicos, le facilite información de interés y le sirva como ejemplo y referencia para el desarrollo de su propio plan de negocio.

A lo largo del texto el lector encontrará notas ajenas al discurrir del mismo, estas notas, claramente diferenciadas, mencionan los recursos y herramientas de BIC GALICIA empleados en la elaboración de un apartado genérico o de un epígrafe concreto del proyecto.

Su consulta facilitará la adaptación del Modelo de Negocio a la situación particular de cada emprendedor y/o ampliar información sobre conceptos fundamentales en la creación, puesta en marcha y consolidación de una empresa.

Si estás interesado en recibir el Modelo de Negocio para un Centro de Formación, regístrate en nuestra Web y envíanos un correo solicitándolo; te lo haremos llegar de forma inmediata y gratuita.

Guía práctica de innovación en las pymes

El Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI) de Ciudad Real ha editado el «Manual de Innovación» con el objetivo de servir de herramienta a las Pymes para iniciar una autoevaluación sobre su capacidad de innovar, como un primer paso para propiciar los procesos de reflexión interna, de manera que puedan aumentar su capacidad de innovación y, por tanto, su competitividad.

El manual recopila la información y los conocimientos que los emprendedores y empresarios necesitan manejar para planificar y realizar una gestión eficaz de los procesos de innovación en sus empresas, estableciendo para ello la metodología a seguir para realizar la búsqueda de oportunidades de innovación.

El manual se acompaña de una herramienta que permite a las empresas conocer y calcular las deducciones por actividades de investigación y desarrollo (I+D) e innovación tecnológica (IT), previstas en el Impuesto de Sociedades.

A través de esta sencilla herramienta, aquellas empresas que realicen un proyecto de I+D+i pueden anticipar la cuantía que podrán deducir por estos conceptos de manera diferenciada, valorar el coste de oportunidad en términos económicos y realizar un seguimiento presupuestario del proyecto.

El objetivo debe ser guiar la gestión diaria hacia objetivos medibles de mejora de procesos, ampliación de la cartera de productos/servicios, etc.

A modo de resumen se pueden apuntar las siguientes conclusiones, válidas para la gran mayoría de las Pymes:

1.- Necesidad de una reflexión del equipo directivo en términos DAFO.

2.- Definición de los objetivos a alcanzar en un horizonte relativamente largo.

3.- Diseño del camino a seguir: cambios radicales o mejoras incrementales.

4.- Elegir una técnica de gestión de la innovación.

5.- Analizar las necesidades generadas en términos de formación del personal, responsables de proyectos, motivación e incentivos, etc.

También las necesidades financieras, internas y externas, subvenciones, préstamos a fondo perdido, incentivos fiscales a la innovación, ayudas y bonificaciones de las Administraciones Públicas, etc.

6.- Liderazgo de la dirección. Sin la implicación de la dirección el fracaso del proyecto está asegurado. La implicación de la dirección garantiza que los esfuerzos e inversiones necesarias se van a realizar, que la prioridad de los proyectos es la oportuna, etc.

7.- Definición de Hitos. Permite valorar los avances conseguidos, la evolución correcta de los proyectos, que los prototipos se ajustan a lo previsto, que los plazos y presupuesto se ajustan a las previsiones, etc.

8.- Incorporación del producto o servicio a la cartera de ventas, estableciendo un proceso que mida la satisfacción de los clientes con el nuevo producto o servicio.

Esto, además, permite conocer los aspectos más valorados y criticados por los clientes y permite tenerlos en cuenta para posteriores modificaciones.

9.- Asegurar que el proceso continúa, ya que siempre deben existir proyectos en marcha en diversas fases de ejecución.

La gestión del marketing en las pymes

La Cátedra Madrid Excelente ha dedicado un manual específico para pymes, centrado en cómo planificar y desarrollar un plan de marketing exitoso: “La gestión del marketing en las Pymes”.

Una correcta estrategia y planificación influye directa y positivamente en la obtención de mejores resultados con los clientes, en la medida que estas organizaciones consiguen su satisfacción y lealtad, la entrega de valor añadido, la comunicación y la mejora de la imagen de la corporación, repercutiendo todo ello en un rendimiento empresarial global superior al de la competencia.

A pesar de que el grueso del entramado empresarial en Europa corresponde a pequeñas y medianas empresas, pymes, que además desarrollan la mayor parte de la actividad económica y trabajo, desde el ámbito del Marketing no se ha desarrollado suficientemente la planificación y gestión de sus instrumentos de acuerdo a las particularidades de este tipo de organizaciones.

Las pymes son conscientes de que para estar en el mercado e incrementar su competitividad hoy en día, deben interactuar en un entorno mucho más exigente, dinámico y efectivo.

Desde este contexto, consideramos que una orientación de Marketing puede ser la vía que proporcione a la pyme ventajas competitivas para consolidar su posición y adaptarse a los nuevos escenarios, de manera que puedan afrontar con éxito su participación en el mercado.

La planificación comercial debemos entenderla como una parte más de la planificación estratégica de la empresa, cuya finalidad es el desarrollo de programas de acción para alcanzar los objetivos de Marketing fijados. En la práctica empresarial, es precisamente la carencia de una planificación estratégica, principalmente en las microempresas, el origen de que no exista una orientación de Marketing.

Tan solo un 55% de las pymes españolas realizan una planificación estratégica formal en la empresa, y en poco más de la mitad de éstas, se realiza a corto plazo con un horizonte temporal de un año.

Por otra parte, este tipo de empresas pueden responder mejor a las necesidades del mercado y resultar más innovadoras en su habilidad para conocer las demandas de los clientes.

Los empleados, tienden a identificarse más con los productos y clientes externos de las empresas, además, suelen ser más prudentes y cuidadosas con las necesidades del cliente, incrementando el sentimiento de responsabilidad.

Como paso previo, existen una serie de cuestiones que debemos considerar a la hora de abordar la aplicación del Marketing en las Pymes.

1. La pyme de éxito se distingue de sus competidoras por una clara orientación al mercado y hacia el cliente.

2. Por este motivo es imprescindible conocer cuáles son las capacidades de Marketing en las Pymes, de cara a poder impulsar las bases comerciales de su posición de ventaja sostenible y favorecer su estabilidad y solidez.

3. Las investigaciones desarrolladas sobre la relación entre la capacidad comercial y la innovación en las pymes, aunque son escasas y están centradas en determinados sectores de actividad, sobre el desarrollo y lanzamiento de nuevos productos, y en procesos de asociacionismo comercial, revelan que la capacidad comercial en las pymes es un factor discriminante de su propensión innovadora.

4. La incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) al ámbito de las pymes es uno de los pilares que hacen posible la mejora de su productividad.

5. Por último, es preciso considerar que pocas pymes, en términos generales, disponen de recursos suficientes para diseñar su cadena de valor con total independencia. Desde esta perspectiva la cooperación empresarial es un procedimiento muy útil para incrementar sus ventajas competitivas.