5 puntos esenciales para la tienda online de una Pyme

La creación de una tienda online se presenta para muchas empresas de reciente creación como un canal de distribución alternativo a los tradicionales, mucho más accesible y barato.

Según un estudio creado por la Fundación Tecnologías de la Información existen más de 400 mil profesionales trabajando en la industria del comercio electrónico, y esta cifra podría llegar al millón en el año 2021. Cada español destinará 961,62 euros a compras a través de la red durante este año 2021, lo que supone un incremento del 12,9% respecto a 2019. Esto quiere decir que nos acercamos al que será el mejor año de la historia, hasta la fecha, para el comercio electrónico.

Respecto al comportamiento del consumidor, cada vez más usuarios compran desde sus smartphones o tablets. En algunos países como EEUU,  las compras desde dispositivos móviles pronto alcanzarán las de equipos de sobremesa.

En este punto es importante recordar que España es líder dentro de los países más relevantes de la UE en penetración de ‘smartphones’, con un 85% de teléfonos inteligentes sobre el total de móviles. Sin embargo todavía son muchas las empresas con una tienda online, no responsive, es decir no adaptada a dispositivos móviles.

Es más según el informe sobre la Implantación de las TIC en Pymes españolas en 2019 que ha desarrollado el ONTSI el 70% de las microempresas no tienen sitio web ni ningún tipo de presencial online.

Por tanto ¿Qué consejos daríamos a aquellas PYMES que están pensando en dar el salto al eCommerce? Estos son los 5 puntos esenciales para que un eCommerce venda. 

1. Invertir en SEO. Existen más de 205 factores de posicionamiento SEO que Google tiene en cuenta para otorgar visibilidad a nuestros productos. No invertir en eCommerce o hacer las cosas a lo loco puede hacer que la tienda online fracase estrepitósamente al no recibir tráfico suficiente. Los efectos de una estrategia SEO no son inmediatos, por lo que de manera complementaria tendremos que invertir en SEM, que nos proporcionará el tráfico necesario durante los primeros meses de funcionamiento.

2. Diseño Responsive. 7 de cada 10 usuarios prefieren hacer sus compras desde una tablet. Si ya se ha creado la tienda online pero esta no es responsive, es necesario intentar solucionarlo cuanto antes.

3. Trabajar los catálogos de productos. En el mundo online no podemos tocar los artículos antes de comprarlos. Para romper esa barrera psicológica, los catálogos de productos de la tienda online deben de ser lo más completos posibles, despejando así cualquier duda que pueda tener el potencial cliente. Trabajar las imágenes de productos, descripciones, atributos (tallas y colores) e incluir opiniones de otros usuarios sobre el producto.

4. Medir los resultados. Es imprescindible utilizar una mínima analítica que permita conocer lo que ocurre en la tienda online. Google Analytics es la herramienta preferida por los «tenderos». Si no se mide lo que sucede en la tienda, tarde o temprano aparecerán los problemas.

5. Logística. Los grandes del eCommerce están invirtiendo importantes cifras en mejorar sus procesos de logística. Cada vez más los usuarios asumen esa calidad del servicio como “normal” y ven como “no aceptable” todo lo que esté por debajo. Una tienda online que no disponga de un buen servicio de logística, está condenada al fracaso. En esto sentido, algunos analistas pronostican que los gastos de envío terminarán por desaparecer en todas las tiendas online.

Los beneficios para pymes de montar una tienda online son los siguientes:

  • Visibilidad: La marca no sólo se limita al ámbito geográfico donde se encuentre la empresa, sino que mediante Internet y las diferentes acciones/herramientas de marketing online, puede ser conocida en cualquier parte que se desee por un precio inferior a lo que implicaría la instalación de una sede física en un país foráneo.
  • Atraer y fidelizar clientes: La web es accesible desde cualquier lugar y hora, por lo que tendremos la oportunidad de generar nuevos clientes. Además, los clientes actuales contarán con otro medio a través del cual poder acceder a nuestros productos.
  • Aumentar las ventas en las tiendas físicas: Los clientes, cada vez más, comparan productos y precios por Internet para luego ir a adquirirlos a las tiendas físicas (webrooming). Esto también ocurre de forma inversa: examinan el producto en las tiendas para después realizar el pedido desde casa (showrooming).
  • Conseguir feedback de los productos ofrecidos más fácilmente: La información facilitada por los clientes suele ser escasa y muy valiosa. A través de una tienda online es mucho más sencillo que un cliente deje su opinión sobre el producto adquirido.
  • Personalización de la oferta (venta cruzada): Se le podrán ofrecer al cliente diferentes propuestas de forma automatizada y de acuerdo a su historial de visitas en el sitio, o características propias y, de esa manera, incrementar la venta.
  • Analítica de negocio: Nos interesa explotar los beneficios del medio en el que vamos a trabajar, uno de ellos es la posibilidad de evaluar constantemente el canal de venta online. De esta manera, comprobaremos cómo funciona, el comportamiento del cliente o las conversiones de visitantes a clientes. Los resultados se utilizarán para ir modificando la tienda online para así poder comprobar cómo responden a estos cambios.

Lo recomendable para una PYME es utilizar una solución web «open source» como Magento o Prestashop, debido a su alta personalización, el alto número de módulos disponibles y el bajo coste de implantación que tienen este tipo de tiendas comparadas con los desarrollos a medida.