Diseño y Web 2.0.

La llegada de la web 2.0 ha supuesto una revolución en el diseño, tanto en lo que se refiere a la concepción artística como en las interfaces. El usuario adquiere un nuevo papel dentro del soporte, ya que deja de ser un “escaneador” de contenidos para ser el que elige, el que participa e incluso el que crea esos contenidos.

Desde el punto de vista visual este nuevo modo de hacer páginas web ha supuesto una estandarización. Mientras en la web 1.0 los diseñadores realizaban páginas sin apenas base previa, ya que existían pocas referencias de diseño digital, la web 2.0 ha supuesto el nacimiento de los estilos.

Una de las cuestiones en las que fallan mucho las páginas web de muchas empresas es en su comunicación web corporativa puesto que muchas ponen el acento en el diseño de la web, pero olvidan que finalmente la página web está creada para que un visitante tome contacto con nuestra empresa. Siguiendo estos criterios fundamentales, podemos definir las siguientes características:

1- Uso de colores vibrantes y contrastados: además de por criterios puramente
estéticos, la web 2.0 se caracteriza por el uso colores con mucho contraste que facilitan la jerarquización de la información y, por lo tanto, la lectura. Colores contrastados pero, al mismo tiempo, en menor número. Como si se tratara de una identidad corporativa tradicional, los diseñadores seleccionan los colores y los aplican a todos los elementos de la web: iconos, menús, efectos de los enlaces, etc.

2- Badges: se trata de una serie de botones con forma de chapas o placas. Consiste en una estrella con bordes redondeados y que habitualmente se utilizan para atraer la atención sobre un precio, una promoción o “un gran mensaje.

3- Brillos, destellos y reflejos: tanto los logotipos como las barras de menú y los distintos elementos de las composiciones cuentan con destellos de luz y pequeñas zonas sobreexpuestas, que aportan volumen a los diseños.

4- Bordes redondeados: la llegada de la web 2.0 ha supuesto el fin de las esquinas, dando paso a un nuevo arquetipo en el que todos los bordes son redondeados.

5- Degradados: sin duda es una de las técnicas visuales que más han calado entre los diseñadores de web 2.0. Más pronunciados o más sutiles, los gradientes de color son empleados desde los fondos de las páginas hasta los los pequeños iconos que se muestran junto a la dirección web en el navegador de Internet.

6- Líneas diagonales: se emplean especialmente en los fondos de las páginas y en los de los titulares, como motivos decorativos que se repiten. El contraste siempre es leve para no dificultar la lectura ni centrar la atención sobre elementos decorativos.

7- Desenfoques: se hacen especialmente patentes en las sombras. En lugar de
ser sombras duras, los diseñadores utilizan leves desenfoques.

8- Logotipos reflejados: durante un tiempo se convirtieron prácticamente en un
estándar los logotipos reflejados.

A estos clichés podemos sumar los elaborados por Ben Hunt en su artículo “Web 2.0 How to design guide”, http://www.webdesignfromscratch.com/web-2.0-design-style-guide.cfm y que se refieren más a conceptos de diseño general:

1. Simplicidad: “en igualdad de condiciones la solución más sencilla es probablemente la correcta”6. Buscar la opción que haga la navegación más sencilla y que exijan menos esfuerzo a los usuarios, evitando las interferencias de elementos superfluos y otorgando una mayor importancia a aquellos en los que queremos que fijen su atención. Esta simplicidad ha tenido como consecuencia también que el color blanco adquiera un mayor protagonismo: a nadie le asusta ya ver una página con fondo blanco y, en general, ha pasado de proporcionar sensación de web poco trabajada a otra de web clara y ordenada.

2. Diseño centrado: Mientras en la web 1.0 todo el contenido se alineaba a la izquierda, las páginas 2.0 siempre están centradas, mejorando la visualización de los contenidos en cualquier tipo de resolución de escritorio.

3. Menos columnas: Antes las páginas se estructuraban en un mayor número de columnas,

4. Separar la navegación: Aunque siempre fueron distintas la zona superior y la inferior, ahora se marca más visualmente. Al mismo tiempo, cada área de la web está claramente definida para un tipo de navegación o de interacción y una serie de contenidos.

5. Navegación simple: El concepto de Usabilidad en sí mismo. Organizar la página web para que el usuario navegue intuitivamente y sepa para qué sirve cada elemento y con cuáles puede interactuar.

6. Tipografías más grandes: Tras un período en el que la tendencia era emplear fuentes pequeñas, como indicativo de elegancia, se ha pasado a un modelo en el que se consigue que las fuentes grandes también sean visualmente atractivas. Los web sites pueden ser bonitos y a la vez respetar los principios de la usabilidad.

7. Leads en negrita: En general, la negrita se ha convertido en el modo más eficiente de destacar la información sin recurrir a colores que ensucien la identidad corporativa de la página. Esto, unido a la necesidad de jerarquizar los contenidos, ha derivado en los tagline, es decir, frases que resumen el contenido de la página o de la empresa, así como entradillas que esquematizan los servicios o contenidos de la entidad o de la aplicación.

8. Iconos atractivos: han dejado de ser un elemento auxiliar del diseño para convertirse en un componente prioritario. En general, se puede decir que la principal característica del diseño 2.0 es la sutilidad, los pequeños detalles, y por ello los iconos son uno de los campos de acción más interesantes para los diseñadores.

Teniendo en cuenta estos aspectos, podemos elaborar un listado de las necesidades del internauta de la web 2.0 y que tendrán un papel fundamental a la hora de diseñar una página para la pyme. El diseño necesita que la Usabilidad le diga cómo navega el usuario, y la Usabilidad necesita que el diseño le ayude a jerarquizar la información, a organizar contenidos y, en conjunto, a mejorar el producto.

ENLACES:  DISEÑO WEB      CONSULTORIA WEB

Arquitectura de Información de una web para la Pyme.

Entre las metodologías más útiles que tendrán los profesionales encargados de desarrollar un sitio web, se contarán las que aparecen descritas dentro de la Arquitectura de la Información, que es el conjunto de métodos y herramientas que permiten organizar los contenidos, para ser encontrados y utilizados por los usuarios, de manera simple y directa.

La Arquitectura de Información estará cumpliendo sus objetivos cuando un usuario entre por primera vez al sitio web y pueda reconocer a quién pertenece el sitio web; lo pueda entender en forma rápida y sin esfuerzo y encontrar la información ofrecida fácilmente.

Los elementos que se muestran a continuación constituyen la metodología de la Arquitectura de Información, mediante la cual es posible conseguir las metas de organización y visibilidad de los contenidos de la web. Cada una de ellas debe ser investigada, desarrollada y documentada adecuadamente:

• Definición de Objetivos y Estrategias. A través de esta etapa se busca definir cuáles serán los objetivos centrales que deberá tener el sitio web y establecer la forma de cumplirlos.
• Definición de Audiencia. Determinar las principales audiencias y mercado hacia las cuales se orientará el sitio.
• Definición de Contenidos del Sitio. Proceder a hacer las definiciones más concretas que permitan decidir qué contenidos son los que va a tener el sitio web que se desarrolle.
• Definición de la Estructura del Sitio. Ello implicará trabajar en tres áreas concretas, a través de las cuales se definirá la estructura del sitio web, el árbol de contenidos y los sistemas de navegación que se ofrecerá a los usuarios para que avancen a través de sus contenidos.
• Definición de los Sistemas de Navegación. La tarea consiste en generar los sistemas de acceso a dichos contenidos en el sitio web. A través de estos, los usuarios podrán avanzar por sus diferentes áreas, sin perderse.
• Definición del Diseño Visual. Una vez que se ha terminado el trabajo en la estructura, ya se cuenta con los insumos suficientes como para avanzar hacia la generación del diseño visual de las pantallas del sitio web, momento en que se utilizarán todos los insumos que se han ido generando en las etapas anteriores.

El atributo de calidad que mide lo fáciles que son de usar las web se denomina usabilidad. Se trata en una disciplina cuyo objetivo es facilitar la interacción del usuario y, por esta razón, es lógico que naciera o, más bien, cobrara fuerza, con la llegada de la web 2.0. Si el mundo web se sustenta en que los internautas participen, es necesario estudiar qué es lo que los estimula.

Los beneficios de organizar la información correctamente son vitales para que la web funcione:
• Los clientes pasarán más tiempo navegando
• Mejorará la imagen de marca, ya que percibirán la página positivamente y no se frustrarán por no encontrar lo que buscan.
• Aumenta su fidelidad, es más probable que vuelvan.

El diseño necesita que la Usabilidad le diga cómo navega el usuario, y la Usabilidad necesita que el diseño le ayude a jerarquizar la información, a organizar contenidos y, en conjunto, a mejorar el producto.

Tenemos ante nosotros un nuevo modelo de comunicación empresarial que no se limita a transmitir información sobre la empresa, sino que además permite a los clientes y empleados interpretar la información con otros potenciales consumidores y todos formar parte del proceso informativo. Y todo esto mediante la web.

ENLACES:  DISEÑO WEB        ARQUITECTURA WEB