Tiempos de crisis: Implantación de Herramientas en las Pymes

La propagación del coronavirus ha desatado una crisis sin precedentes en la que a muchos emprendedores les está costando ver la luz al final del túnel.

Pero adoptando las medidas adecuadas, muchas pymes no sólo conseguirán superar los obstáculos, sino que podrán salir reforzadas. «No hay que dejarse llevar por el desánimo, esto va a pasar. Eso sí: hay que hacer planes para reducir el negocio, gestionar la ansiedad de los equipos y minimizar los gastos, teniendo en cuenta que puede que dure más de lo previsto», señala Miguel Arias, emprendedor y director de Telefónica Open Future. «Es importante la frugalidad inteligente, reducir los gastos superfluos y mirar la caja con más cuidado».

Cuando la competencia aumenta y la crisis desacelera los negocios, se vuelve esencial agilizar los procesos y operaciones, aun para las organizaciones más pequeñas. ERP es una potente plataforma que constituye una solución de gestión empresarial que integra todas las áreas de negocio de la empresa. Se compone de módulos específicos para cada área de actividad de negocio como son la Contabilidad y Finanzas, Compras, Ventas, Almacén y Fabricación, y de una serie de módulos de gestión avanzada en el entorno del CRM, Gestión de Proyectos, Contratos, Gestión Laboral y de Recursos Humanos, Gestión Documental, Tesorería y Business Intelligence.

Se han realizado numerosos estudios sobre las ventajas del ERP y la conclusión ha sido que las organizaciones con las mejores prácticas de ERP superan aquellas que no han invertido en esta clase de software, sobre todo en lo que respecta al crecimiento de márgenes, el servicio a clientes, el inventario, la productividad y los ciclos de tesorería. Las pymes están empezando a ver estos beneficios y a considerar que un ERP es una herramienta indispensable para su gestión.

¿Pero qué son las soluciones ERP? Son sistemas informáticos que gestionan los datos de un modo estructurado, permitiendo a las pymes un control más eficiente en sus procesos. Proveen acceso en tiempo real a todos los procesos, permitiendo modernizar las estructuras administrativas y centralizar el control y la gestión de la información. Asimismo, posibilita la reducción de costes y los tiempos en los procesos clave del negocio. Las soluciones de ERP dirigidas a las empresas más pequeñas son escalables y con presupuestos que se ajustan a sus economías y necesidades.

La situación que estamos viviendo en el día a día con continuas desaceleraciones, puede hacer pensar que no es el mejor momento para invertir en un sistema, pero es exactamente al revés, porque la implementación de un sistema consume muchas horas de recursos internos y genera sobrecarga de trabajo, por lo que es mejor hacerlo en un momento de baja actividad. Un informe de Sage revela que el 68% de las pymes no recuperará su facturación previa a la Covid-19 hasta 2021. Y analiza, además, qué pasos imprescindibles debe tomar para enfrentar los principales riesgos que se avecinan.

El consejo del gerente de SAP Martín Saludas, es que las Pymes elijan soluciones escalables, que puedan adaptarse a otros sistemas. Además deben seleccionar productos que cuenten con soporte y servicio técnico, y que sean fáciles de utilizar. Pero también es fundamental no limitarse a pensar sólo en el presente, sino también a futuro para no desaprovechar la inversión.

El valor de un ERP radica en su integración en la empresa y los resultados obtenidos durante su uso. Así que ¿por qué no empezar con una solución moderna, bien integrada y que cubre el 80-85% de las necesidades funcionales de la empresa? Todos sabemos que el último tramo es de lejos el más costoso y seguramente el que tiene el retorno de la inversión más dudoso, ¿por qué buscar la perfección cuando conseguir el 85% ayudaría a dar un paso de gigante hacia la eficiencia? Así que, con un sistema estándar para que pueda empezar, la ejecución se reduciría en gran medida.

Un ERP bien integrado hará que sus procesos sean más fluidos de forma inmediata, mejorará la colaboración multi-funcional, reducirá los costes de operación y lo más importante, ayudará a entender lo que realmente se necesita en el siguiente paso.

¿Cuál es el mejor ERP para una Pyme? Pues obviamente depende mucho del tipo de negocio. Para tomar la mejor decisión será necesario hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿El ERP cumple con las funcionalidades que necesita la Pyme?
  • ¿El ERP está programado en un lenguaje de programación conocido y estándar?
  • ¿Existen varias empresas solventes que puedan ser proveedoras de ese ERP?
  • ¿Existen empresas implantadoras profesionales cerca de la Pyme?
  • ¿Se pueden migrar fácilmente los datos?
  • ¿El ERP se actualiza sin dificultad?
  • ¿Cual son los SLAs, acuerdos de nivel de servicio del proveedor?
  • ¿Cual es el Coste Total de Adquisición?

En resumen, las pymes deben actuar como grandes empresas en la forma de conducir su negocio. Hoy no se opera sólo en un área geográfica limitada, sino en un mercado global. Por eso el ERP se está transformando en una herramienta no sólo de supervivencia, sino también una aliada fundamental para lograr ventajas estratégicas.

La formación en las Pymes y la competitvidad

Muchas empresas, en particular pymes, tienen una gran incertidumbre sobre cómo afrontar la transformación digital y, sobre todo, sobre cómo implementar nuevos procesos y herramientas, incluida la propia gestión del cambio. Pero no son los únicos interrogantes que se plantean cuando se habla de crecimiento empresarial y formación. Lo que está claro es que son muchos los beneficios que implica realizar inversión en esta área: la formación se traduce en capital humano, aumentando la productividad de los empleados y generando un mayor y mejor rendimiento para la empresa.

Según la primera Encuesta Anual Laboral (EAL), referidos a 2019, que publica el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la flexibilidad laboral y la formación son claves para el crecimiento del empleo en el sector, donde se han entrevistado a empresas de 5 o más trabajadores en adelante. El 74% de las empresas ofrecieron formación a sus empleados. Casi la totalidad de las empresas grandes formaron a sus empleados. Más del 80% de las empresas de “actividades profesionales”,”transporte” y “construcción” proporcionan formación a sus empleados. Un 33% de las empresas detectaron necesidades de formación en su plantilla en 2019. Se dan grandes diferencias por tamaño: frente al 25% de las empresas de entre 5 y 9 trabajadores, el 85% de las de más de 499 detectaron estas necesidades. En 2019, el 73% de las empresas proporcionaron algún tipo de formación a sus trabajadores. Este porcentaje se incrementa según aumenta el tamaño de las Pymes.

Una Pyme que invierte en la formación de sus trabajadores lo hace con dos objetivos fundamentales: la profundización en una materia de trabajadores ya especializados o bien la actualización de conocimientos.

Un ejemplo del primer caso sería el de una persona encargada del marketing que recibe formación en últimas tendencias online del sector; un ejemplo del segundo sería el administrativo que recibe formación en nuevas tecnologías para introducirse en las herramientas que ofrece Internet.

Aunque en los últimos años ha descendido la inversión en formación in company, el 84% de las empresas encuestadas en un estudio de Adecco considera que la formación es una parte estratégica de su compañía. Y es que los cambios impulsados por el rápido avance de las nuevas tecnologías hacen que la formación sea la clave de la mayoría de las empresas para mantener al día a su plantilla de empleados y, con ella, los procesos internos.

Contenidos más demandados. La necesidad de incrementar los esfuerzos para mantener las ventas ha provocado una demanda creciente de formaciones sobre comercio electrónico, habilidades comerciales o idiomas y comercio internacional y exportación.

En cuanto a la metodología más demandada por las empresas, es la formación que se realiza online y está apoyada con diferentes recursos interactivos, visuales y de fácil acceso para el alumnado. Esto permite a los inscritos a esta modalidad mantener un papel activo durante la formación y fomentar también su reflexión personal.

También han crecido los interesados en la formación relacionada con la motivación, con el objetivo de aumentar el bienestar de los trabajadores  y, con él, su productividad. Estos 5 puntos muestran todas las oportunidades de una buena formación para la Pyme:

  • Valor para los trabajadores. Diversos estudios avalan que la formación incrementa la productividad de los trabajadores, aumenta su motivación, genera mayor confianza en la propia organización y suscita un sentimiento de adhesión y pertenencia a la empresa
  • Una inversión de futuro. El crecimiento de las pymes pasa, inexorablemente, por la innovación, la cual implica más conocimiento, lo que genera una mayor necesidad de formación. El conocimiento es un factor de producción que afecta a la competitividad de la empresa y de él depende su capacidad de innovar.
  • Imagen de marca. Un buen plan de formación de los empleados mejora la imagen de marca y el prestigio de la empresa que resulta así más atractiva tanto para sus propios trabajadores como para los externos, y permite atraer y retener el talento que es clave para el éxito empresarial.
  • Calidad del servicio a tus clientes. La formación de los empleados aumenta la calidad de servicios o productos, mejora el trato, la satisfacción y la fidelización del cliente.
  • Nuevas metas empresariales. El ahorro de tiempo que supone una mayor eficacia en la ejecución de tareas y su consecuente beneficio económico, permite a la empresa crecer a mayor velocidad, pudiendo plantear nuevas metas como la ampliación del número de productos y servicios, o la externalización de los mismos.

Hablemos de costes. El coste de la formación en la empresa es bajo y puede estar totalmente subvencionado.  Es posible una deducción directa del importe que se utiliza para formación en las cuotas de la seguridad social.

La Fundación FUNDAE es la encargada de subvencionar los cursos de los trabajadores. Ésta proporciona un crédito a cada empresa en función del número de trabajadores.

Todos los trabajadores que coticen en el Régimen General de la Seguridad Social tienen derecho al acceso a esta formación siempre y cuando la empresa cumpla los requisitos.

Esto pone de manifiesto la necesidad de la formación continua en la empresa o cómo el reciclaje de conocimientos, es más importante en estos momentos que nunca, tanto para los trabajadores como para las empresas a la hora de mejorar su productividad y competitividad.

Formarse para mejorar, para innovar o para impulsar la competitividad de una empresa son las razones que los expertos aducen para aconsejar a las empresas que en tiempos de crisis, el dinero mejor invertido es en la formación de sus empleados.

Recientemente, el Gobierno ha aprobado una serie de medidas para los trabajadores y empresas en situación de ERTE. Las exoneraciones sociales se vinculan a acciones formativas dirigidas a la empleabilidad y recualificación de los empleados. De tal manera que, en empresas de menos de 10 trabajadores, la exoneración pasa del 50% al 80% si hay formación, y en aquéllas de más de 10 empleados pasa del 40% al 80%.

Desde la implantación de estos ERTE en marzo de 2020 la formación apenas ha sido tenida en cuenta, esta carencia ha sido un punto débil de esta regulación que ahora se intenta subsanar.

Convertir las visitas en clientes en las pymes

Todas las empresas saben que estar en la red es esencial para generar visibilidad.

¿Pero cómo convertir a los internautas en consumidores? Este es el planteamiento que los expertos en comercio electrónico de Inesby que exponen para que un e.commerce alcance sus objetivos de conversión y de negocio. Para ello, proponen 4 factores de éxito que pasan por la identificación de elementos que impactan sobre el rendimiento, el aumento del número de pedidos según diseño y ergonomía, las ventas mediante la confianza del usuario a lo largo de su recorrido y la recurrencia de compra según necesidades. Expertos explican cómo mejorar el rendimiento, identificando los puntos que impactan las conversions:

  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…
  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…
  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…
  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…
  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…
  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…
  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…
  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…
  1. Evaluar el potencial identificando las opciones comerciales de la tienda online y definiendo lo que representa una conversión para el negocio. Cuántas más funcionalidades no comerciales existan en la tienda online (contenido, foros, etc.), más posibilidades habrá de conseguir visitantes que buscan consejos, tutoriales, suscribirse a la newsletter…

Conseguir que los clientes vuelvan a comprar usando una serie de buenas prácticas:

  • Favorecer las compras recurrentes usando diferentes herramientas de comunicación. Mejorar la rentabilidad fidelizando a los clientes combinando distintas acciones de marketing y mantener el contacto con los visitantes mediante SMS, Whatsapp y newsletters que se consultan sobre todo vía móvil a lo largo de todo el día.
  • Alcanzar a prospectos combinando envíos recurrentes de ofertas atractivas y lanzar campañas de newsletter para una oferta en curso. Envíar recordatorios vía SMS y/o Whatsapp, integrando mensajes de última hora.
  • Reducir el tiempo entre dos pedidos mejorando la satisfacción del cliente. Hacer que los internautas recuerden respondiendo completamente a sus expectativas y demostrar que se conoce cómo responder a sus necesidades comunicando sobre los servicios complementarios gratuitos.
  • Favorecer la recurrencia de compra destacando estos servicios asociados: entrega gratis, devolución gratis, pago en varias veces, regalo si se supera un importe de compra, etc.

Gracias al growth hacking, un conjunto de estrategias para utilizar la creatividad y ser mucho más ágil para atacar mercados sin gastar un montón de dinero en publicidad masiva, cualquiera puede convertir la inversión que hace en atraer tráfico en ventas directas.

El Proceso de conversión de visitantes a clientes es largo y requiere de tiempo para su creación, pero una vez que los engranajes están funcionando, tendremos un sistema automatizado para convertir sus visitantes, en clientes de su empresa.

Los dos motores principales de un Negocio Online son: el Blog, para atraer nuevos visitantes y su Sistema de Email Marketing, para educar a los clientes y converlos.

Disponibilidad de tecnologías disruptivas para PYMES

Hace varios miles de años se produjo un hecho relevante en la historia de la Humanidad: la extinción del “Homo Neanderthalensis”, superado por el “Homo Sapiens” y su mayor capacidad de adaptación al medio.

Actualmente la pequeña y mediana empresa  se enfrenta también a un hecho histórico en su evolución: entender el presente y anticipar el futuro. Delo contrario, las reglas de la selección natural harán el resto.

En la última década hemos experimentado el avance acelerado de nuevas tecnologías. Sin embargo, fue en los últimos cinco años cuando se inició un camino de masificación. Hoy, desde los ámbitos domésticos hasta los profesionales, hemos incorporado términos tecnológicos que ya son entendibles y fáciles de ejemplificar.

Las tecnologías disruptivas, como la digitalización, la automatización y la inteligencia artificial, continúan transformando el trabajo, cómo se hace y quién lo hace. En el mundo empresarial ya no alcanza con tener una oficina física, es necesario adoptar herramientas del mundo online ya que son los propios usuarios y clientes los que exigen a las empresas poner a su alcance servicios digitales.

Especialistas del sector detectaron que, aunque las compañías son conscientes de la necesidad de transformación, existen ciertos obstáculos como la falta de conocimiento y la dificultad para definir una estrategia y plan de evolución. «Las resistencias y dificultades que presentan las pequeñas y medianas empresas con relación a modernizarse tienen que ver con el temor a meterse con algo desconocido, o algo con lo que pueden ser engañados», explica Cristian Malaspina, CEO de DataWise y creador del servicio de nube 100% local, DataCloud. Ahora bien, ¿Cuáles son las mejores opciones para invertir en tecnología este 2020?

Las Nubes Híbridas: Este tipo de Cloud Computing permite que el usuario tenga una parte de los datos en su propia nube privada y otra parte en una nube pública. “Con esta nueva tendencia las compañías pueden elegir en qué cloud almacenar su carga de trabajo crítica y su carga de trabajo menos importante para así, tener más control de su información. Además, brinda flexibilidad en la transferencia y gestión de datos al igual que optimiza procesos y recursos”, detalla Malaspina, creador de la nube local DataCloud y experto en temas de Cloud Computing.

La computación en la nube sigue desarrollándose como la tendencia tecnológica clave de 2021. Además, se ha convertido en una tecnología disruptiva que impulsa modelos de ecosistemas tecnológicos basados en aplicaciones.

El Machine Learning (aprendizaje automático): Permite analizar todos los datos almacenados en las bases de cada empresa y detectar patrones de comportamiento y consumo. La posibilidad de extraer información valiosa ya sea de clientes o propia de la compañía, supone una ventaja competitiva logrando favorecer los resultados y las predicciones de valor para tomar mejores decisiones y desarrollar mejores acciones de negocio.

La Analítica Aumentada: esta herramienta está tomando protagonismo en campos como la inteligencia de negocio, la experiencia del cliente y otras áreas que se están potenciando con la transformación digital. Tanto para PyMes como para grandes empresas, es indispensable identificar fácilmente tendencias y posibles problemas para actuar con más agilidad y aprovechar las oportunidades y ventajas. Por ejemplo, sirve para predecir abandonos de clientes, analizar resultados empresariales, detectar anomalías y fraudes en nuestras cuentas y conocer mejor al usuario para dar una mejor experiencia.

Impresión 3d. Si bien todavía no tenemos replicadores de materia como los que se ven en Star Trek, la impresión 3D es un buen comienzo.  Con el equipo, el software y la materia prima adecuados, podemos «imprimir» varios objetos.  Dado que la impresión 3D permite a las personas crear lo que necesitan internamente, la tecnología podría interrumpir la fabricación en masa y el transporte de mercancías.

5G y conectividad mejorada. La conectividad móvil de quinta generación está aquí como una tecnología disruptiva, brindando una velocidad más increíble y una transmisión de video de mayor calidad.  Esta mayor velocidad hará que el trabajo remoto sea una opción más viable porque tiene compatibilidad con versiones anteriores de los protocolos, mayor conectividad global, más ancho de banda y capacidad de video, controles de seguridad más estrictos y más.

Habrá innumerables oportunidades en este campo de redes móviles a medida que continúe creciendo y evolucionando.

La tecnología está hoy a su disposición para resolver sus problemas de negocio.  Quienes no adopten estas nuevas tecnologías, combinadas con su experiencia de negocio, estarán dando una gran ventaja a sus competido

Breve análisis del contexto de profunda crisis en las Pymes

El desplome de la actividad productiva y comercial como consecuencia de la pandemia concentra sus devastadores efectos en los negocios de menor tamaño.

Las Pymes son las más afectadas por la falta de liquidez y los que más han tenido que recurrir a los ERTE, mientras la gran empresa ya supera los niveles de ocupación de hace un año y se acerca a los de las semanas previas al confinamiento.

Por otra parte, la pandemia ha obligado a muchas empresas a dejar en suspenso sus planes de innovación. Es el caso del 29% de las compañías, que reconocen haber pospuesto sus proyectos de innovación a consecuencia de la pandemia. Aparte, un 24% de las grandes empresas los han cancelado.

Por otro lado, la Covid-19 ha acelerado la transformación digital de muchas empresas. Según el barómetro, el 27% de las pequeñas empresas y el 19% de las grandes reconoce haber acelerado su transformación digital. Todo ello ha sido también consecuencia del cambio de hábitos del consumidor.

De hecho, la mayoría de las compañías trabaja por adaptarse a los nuevos hábitos de consumo. Un 63% ha optado por implementar el comercio electrónico, incrementando o introduciendo capacidades enfocadas al e.commerce. Por su parte, un 49% de las empresas reconoce que se ha centrado en aumentar la inversión en Marketing e Innovación, mientras que en el 76% de los casos, se han producido otro tipo de cambios en el negocio adaptándose a las nuevas necesidades y condiciones ocasionadas por la pandemia.

Pese a todo, para la mayoría, innovar es más difícil que nunca. El CEO de Leyton Iberia, David Parra, explica que esto se debe “a la regulación en España, pero también a la financiación y al difícil acceso a las subvenciones”. Él echa en falta más conocimiento por parte de las empresas de las ayudas públicas y de cómo acceder a ellas.

Nadie que diga conocer en qué punto del calendario desaparecerá la crisis y se despejará el horizonte de las empresas y los particulares está en lo cierto. Cada vez más analistas ven probable un nuevo descenso del PIB intertrimestral en los meses finales del año. Los vaivenes de la actividad son tan bruscos en la situación actual, que la línea que separa los valores negativos de los positivos es prácticamente imperceptible.

Las pymes que antes de la crisis formaban el 99% del tejido productivo y sostenían el 60% del empleo asalariado, están sufriendo el grueso del impacto laboral de la Covid-19, ya que, tras el lento crecimiento a partir de mayo, la pérdida de cuatro de cada cinco puestos de trabajo que se están destruyendo se produce en ellas.

Los resultados de la última estadística sobre Empresas Inscritas en la Seguridad Social que elabora el Ministerio de Trabajo con datos sobre las sociedades con asalariados dejan pocas dudas acerca de dónde se están concentrando los daños derivados de la pandemia en el mercado laboral: las pequeñas empresas, las de menos de 50 empleados, cerraron septiembre del pasado año con casi 240.000 menos que en febrero y con una caída de más de 260.000 en doce meses, retrocesos que en las medianas, las que tienen plantillas de 50 a 250, fueron, respectivamente, de 118.000 y de 130.000.

Dentro de esas tres grandes agrupaciones de empresas, las tendencias resultan más acusadas cuanto mayor o menor es el tamaño: la pérdida de empleo entre las pymes es más intensa en las microempresas, las sociedades que emplean a menos de 12 personas, que suponen más del 85% de las unidades productivas o comerciales del país, y la recuperación es más notable en las plantillas de más de medio millar entre las grandes.

Y si analizamos la situación financiera, autónomos y microempresas ya coparon, con más de 700.000 créditos, el 87% de las operaciones de financiación vinculadas a los avales del ICO, un inquietante dato que permite hacerse una idea de la necesidad de liquidez en ese ámbito del tejido productivo en cuanto comenzaron las restricciones.

Y lo que viene no es mejor, ya que el Banco de España estiman que el tejido productivo del país tiene tales necesidades de financiación, de hasta 125.000 millones por encima de los que avala el ICO, que más del 35% de las empresas españolas se encuentran en situación de vulnerabilidad por la imposibilidad de seguir cuadrando sus cuentas ante la caída de la actividad.

Una encuesta reciente de la Cámara de España demostraba que algo más de la mitad de las empresas del país cree que uno de los principales problemas a los que se enfrenta este año, además de los costes laborales, es la amortización de la deuda acumulada por los pagos de la crisis, muy por delante de cuestiones como el coste de la energía, la interrupción del suministro o la financiación.

Dado el contexto actual y parafraseando a Darwin, no son las pymes más fuertes las que sobreviven sino las que mejor se adaptan a los cambios. “Muchas compañías incluso personas comunes fundamentan su visión del futuro basándose en el pasado. Está probado que las organizaciones que reaccionan más rápido son aquellas donde todos sus trabajadores participan en la búsqueda de soluciones.

ENLACE: La Informacion